Septiembre es el Mes Nacional de Prevención del Suicidio

Free-Photos/Pixabay
Fuente: Free-Photos / Pixabay

Nosotros (Linda y Charlie) estamos inspirados en las historias de personas que han soportado grandes dificultades y han atravesado la oscuridad, más fuertes en los lugares rotos. Nos referimos a sus pruebas como "trapos psicológicos para historias de riqueza". Algunas de esas historias presentan personas que han descendido a una mentalidad tan oscura que la muerte misma parece preferible a una vida de vivir en un incesante e interminable infierno de angustia mental. Las cuentas de venir a través de una depresión suicida para crear una vida sana y saludable son especialmente inspiradoras. Dicen que a veces es necesario tocar fondo antes de que puedas comenzar a recuperarte del descenso. Desafortunadamente tocar fondo no siempre conduce a un rebote. A veces se convierte en un fondo permanente.

El suicidio y los intentos de suicidio son un gran problema en nuestro país. Considere las siguientes estadísticas duras:

  • En el año 2014, en los Estados Unidos, 1,069,325 personas intentaron suicidarse. Un intento de suicidio tiene lugar cada 30 segundos. Cada 12.3 minutos, uno de ellos tiene éxito.
  • Para los jóvenes (15 a 24 años) las estadísticas son aún peores, superando las tasas de adultos.
  • Ha habido un aumento del 200 por ciento en las tasas de suicidio de adolescentes desde la década de 1950, y las cifras continúan creciendo. (Estadísticas cortesía de la Asociación Estadounidense de Suicidología).

Las estadísticas de suicidio en Estados Unidos son alarmantemente altas. Es trágico no solo para aquel cuya vida fue cortada, sino también para aquellos seres queridos que quedaron atrás después de su muerte. En promedio, hay 750,000 personas al año cuyas vidas se ven directamente afectadas por el suicidio de un ser querido. Para muchos, estos efectos continúan durante años, incluso durante toda la vida.

Según un cálculo conservador, al menos 3.5 millones de estadounidenses hoy son sobrevivientes del suicidio de un ser querido, dejando a la familia y amigos con la tristeza de perder a alguien que aman. Para agravar el dolor de muchos está la culpa generada por la creencia de que deberían haber hecho más para evitar la muerte de su ser querido.

Para muchos de nosotros es difícil imaginar la desesperación tan profunda que estamos dispuestos a morir para salir del dolor. Libros como Waking Up Alive por el psicólogo Richard Heckler pueden darnos una idea de la experiencia de alguien que vive con una mente que no puede percibir nada más que tormento y sufrimiento sin fin. Al transmitir las palabras de aquellos cuya desconexión y depresión era tan grave que no querían vivir más, el Dr. Heckler nos ayuda a comprender las profundidades de tal desesperación:

"A veces siento ganas de llorar, pero las lágrimas simplemente no llegan". "No tenía idea de que hubiera un estado de ánimo como este. Todo se volvió negro. "" Era un lugar zombie donde simplemente no podía ser parte de nada. "" El dolor simplemente estaba más allá de mi capacidad para contenerlo. "" La vida perdió todo significado y propósito. "" Mi mente estaba consumido por pensamientos acelerados que se mueven a mil millas por hora … totalmente fuera de control ".

En su libro, Heckler describe las entrevistas de 50 personas que intentaron suicidarse y vivieron para contarlo. Para cualquier persona que considere el suicidio como una opción, la colección de historias de recuperación ofrece esperanza y sabiduría práctica para ir más allá del dolor. Y para aquellos que están cerca de alguien que sospechan que podrían estar contemplando el suicidio, Heckler ofrece ideas para discusión e intervención. Él describe las experiencias comunes de la pérdida y el dolor de los sobrevivientes de todas las edades y antecedentes, y luego continúa relatando sus esfuerzos por establecer una vida sana después de su fallido intento de suicidio.

Las historias ofrecen ejemplos inspiradores de recuperaciones heroicas y la seguridad de que la sanación profunda es realmente posible. Son historias de resiliencia, directamente de las bocas de aquellos que estaban parados a la puerta de la muerte, y encontraron el coraje y la fuerza para seguir viviendo. El énfasis no está en los factores que llevaron a la profunda desesperación que provocó el intento, sino en el proceso de recuperación emocional. Sus sujetos continúan llevando vidas gratificantes y significativas.

Muchas de las personas que contemplan o intentan suicidarse en realidad no quieren morir, solo quieren salir de su dolor. Su sufrimiento es abrumador y no ven otro escape posible aparte de la muerte. Aislarse de los demás a menudo deja a la persona suicida sola con sentimientos más intensos de los que puede manejar. Sus voces internas los instan a morir y seducirlos con promesas de paz al fin. Solo, con solo su propia mente llena de pensamientos y recuerdos distorsionados, se convencen de que el pasado fue horrible, y que están condenados a un futuro de continuo tormento. En tales circunstancias, mantener la esperanza de un futuro mejor parece increíblemente poco realista. Las personas suicidas con frecuencia también se convencen de que sus seres queridos y el mundo, en general, estarán mejor si mueren. Muchos son sorprendentemente hábiles para mantener una imagen de normalidad que puede dificultar a otros, incluso a amigos cercanos y familiares, detectar la desesperación que subyace a su actitud externa y sonriente.

El atractivo del suicidio como una forma de salir del dolor puede volverse más y más fuerte, dando como resultado lo que los psicólogos llaman el trance suicida. Durante el trance, la desesperanza y la desesperación toman el control, mientras que todas las demás opciones se desvanecen de la vista.

Retirados y atrapados en un sistema cerrado de sus propios pensamientos distorsionados, incluso cuando las fuentes de ayuda están disponibles, el trance puede ser tan fuerte que la persona en dolor no puede reconocer los soportes que están justo en frente de ellos.

El mejor antídoto para este pensamiento pesimista es hacer una prueba de realidad con alguien en quien se pueda confiar. Solo entonces puede establecerse un poco de espacio para respirar que pueda abrir la posibilidad de encontrar otras formas de aliviar el dolor que podrían incluir medicamentos, terapia, apoyo efectivo, ejercicio y otros cambios en el estilo de vida.

Cuando una mujer en la colección de Heckler estaba a punto de saltar desde un puente, un transeúnte cercano la agarró por los tobillos, la arrastró por la barandilla y la arrastró hasta el suelo. En otro caso, el arma no disparó (las posibilidades de que falle un cartucho nuevo son 1 en 2,000), y en otro, un perro ladrando alertó a los miembros de la familia. Al despertar, algunos aún querían morir, mientras que muchos otros tenían una experiencia inmediata de gratitud por estar vivos. Pero para todos ellos, la sorpresa de estar todavía en un cuerpo es impactante y completamente no planificada.

Después de la recuperación física, el dolor que se había ocultado queda expuesto. Con frecuencia, el viejo compromiso de esconderse de las personas se transforma en querer conectarse y comunicarse. El sobreviviente quiere curar heridas pasadas, por lo que la terapia activa se convierte en una opción viable. El deseo de encontrar formas de enfrentar los desafíos de la vida comienza a moverse; partes dormidas de la personalidad comienzan a emerger.

Después de años de auto-odio, a veces comienza a surgir cierta bondad hacia uno mismo. En lugar de sentirse como una víctima indefensa, él o ella puede encontrar la fuerza para establecer metas y comenzar a avanzar hacia su realización. Reconociendo que el apoyo está disponible, buscar amistad con personas comprensivas y afectuosas se convierte en una prioridad. Poco a poco, a medida que las personas aprenden a confiar en ellos mismos y en los demás, el deseo de terminar con sus vidas gradualmente se desvanece. En su viaje de regreso a la salud mental, finalmente adquieren un fuerte sentido de sí mismos.

Heckler está haciendo un gran servicio mostrándonos historias de casos de aquellos que sobrevivieron a intentos de suicidio serios. En la recuperación de cada persona, encontraron formas de dejar atrás su dolor aplastante, hacerse más fuertes y realizar los cambios necesarios. En todos los casos, hubo un largo ascenso hacia la recuperación, pero al final, las personas en su estudio volvieron a tener vida plena.

Después de asumir la responsabilidad de la recuperación de su salud mental, obtuvieron títulos académicos, tienen carreras exitosas, cumplen matrimonios, establecen amistades y disfrutan de la crianza de los hijos. Él informa que un porcentaje abrumador de los 50 sobrevivientes de intentos de suicidio, se dedican a alguna forma de servicio comunitario. Agradecidos de haber sobrevivido y recuperado, experimentan un mayor grado de empatía y compasión en sus vidas y un mayor deseo de contribuir a las vidas de los demás.

Si esta gente alguna vez tan profundamente preocupada por la posibilidad de que la muerte les pareciera como una alternativa bienvenida, finalmente llegara a realizar una vida de contribución, entonces quizás el resto de nosotros pueda usar los desafíos de nuestras vidas para apoyar nuestro propio movimiento hacia una mayor integridad, curación, y contribución para nosotros y para otros. Tal vez nosotros también podamos atravesar las pruebas inevitables de la vida, felices de estar vivos, creando relaciones íntimas y experimentando una mayor alegría y un significado más profundo que nunca antes. Solo tal vez.

____________________________________

Mira nuestros libros:

101 cosas que desearía saber cuando me casé
Secretos de los grandes matrimonios: la verdad real de las parejas reales sobre el amor duradero
Felizmente para siempre … y 39 mitos sobre el amor

Si le gusta lo que lee, haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín informativo mensual y recibir nuestro libro electrónico gratuito: Going For the Gold: herramientas, práctica y sabiduría para crear relaciones ejemplares .

¡Síguenos en Facebook!

Related of "Septiembre es el Mes Nacional de Prevención del Suicidio"