Shibboleths, Social Bonds y Splinter Groups

Prueba de idioma

Pocas cosas revelan más acerca de usted que la forma en que habla. Para los expertos en dialectos, algunas pistas de diagnóstico del habla de una persona a menudo les permiten identificar los orígenes de esa persona con una precisión notable. Tal vez la prueba más famosa de este tipo es la relatada en el libro de "Jueces" en la Biblia hebrea. Los galaaditas identificaron a los efraimitas que huían, cuyo ejército habían derrotado, por su capacidad para pronunciar la palabra "shibboleth" como lo hicieron los galaaditas. Los galaaditas ejecutaron a cualquiera que, al pronunciar "shibboleth", reemplazara el sh-sound inicial por un s-sound como solían hacer los efraimitas.

En diciembre, el New York Times publicó una prueba de lenguaje con consecuencias mucho menos graves. Sobre la base de las respuestas de los lectores estadounidenses a las veinticinco preguntas del cuestionario, el sistema podría determinar en qué parte de los Estados Unidos los encuestados habían pasado sus años formativos cuando adquirieron su dialecto particular de inglés estadounidense. Para aquellos que no se habían movido durante la niñez y la adolescencia, el sistema era particularmente hábil para identificar dónde habían crecido los encuestados. (¡Intentalo!)

La hipótesis de Dunbar

Robin Dunbar, antropólogo de la Universidad de Oxford en su delicioso libro, Grooming, Gossip, and the Evolution of Language, ha argumentado que el lenguaje evolucionó, principalmente, como un medio para resolver un problema de gestión del tiempo. Mantener buenas conexiones sociales plantea un serio problema cuando los grupos se vuelven demasiado grandes. Para las especies que dependen del aseo para construir vínculos sociales (como lo hacen la mayoría de los monos y primates), vivir en grandes grupos significa que las personas ya no pueden acicalar a todos sin morir de hambre, literalmente, por falta de tiempo para obtener la comida necesaria. . Dunbar sostiene que solo algunas especies de nuestro género Homo y, más visiblemente, el moderno Homo sapiens sapiens (¡nosotros!) Comenzaron, durante la prehistoria, viviendo en grupos cuyo tamaño excedía con creces el límite que él calculaba sobre el tiempo de arreglo disponible. El lenguaje proporciona un medio verbal para la preparación social. Permite a las personas calmar a sus camaradas tanto en paralelo como a distancia. (En estos días, nos referimos a este último logro como un "reconocimiento".) Por lo tanto, hipotetizó que el lenguaje evolucionó como una solución a este problema de mantener los vínculos sociales en grandes grupos.

Dialectos y astillamiento religioso como fenómenos prehistóricos a pequeña escala

La propuesta de Dunbar se basa, en parte, en su descubrimiento histórico anterior de que, entre los primates, el tamaño promedio del cerebro de una especie se correlaciona con el tamaño de su grupo. Las mediciones de Dunbar sugieren que los cerebros de los humanos son lo suficientemente grandes como para llevar un registro de las relaciones sociales cruciales entre 120 y tal vez hasta 180 individuos. Dunbar sostiene que esta es la razón por la cual, incluso en las sociedades modernas a gran escala, las grandes organizaciones, como los ejércitos y las corporaciones, se subdividen regularmente en unidades más pequeñas que se encuentran dentro de este rango. La evidencia de la prehistoria humana, así como los hallazgos sobre los pocos grupos de cazadores-recolectores que quedan hoy, apuntan a límites superiores naturales similares al tamaño del grupo. Cuando los grupos humanos superaron este tamaño, la presunción es que se sometieron a fisión. El aislamiento relativo de los grupos resultantes entre sí permitió variaciones lingüísticas. La consecuencia lingüística de la fisión es crear dialectos, que también llegan a servir como marcadores de identidad grupal.

Así como el uso del lenguaje tiende a exhibir variación entre grandes grupos de humanos, las creencias religiosas y la práctica tienden a variar también. En un artículo reciente e intrigante, Dunbar conjetura que las dinámicas sociales que impulsaron la variación del lenguaje también informan a los grupos humanos sobre la fragmentación religiosa. Los límites en el tamaño de los grupos que los cerebros humanos pueden manejar socialmente causaron que grandes grupos se dividieran en la prehistoria humana. Esas divisiones crearon bandas más pequeñas que, con el tiempo, generaron variaciones lingüísticas y religiosas, y ambas se convirtieron en marcadores de identidad grupal. En resumen, Dunbar especula que la causa subyacente es la misma. Posteriormente, después de la invención de la agricultura, grandes grupos sociales crearon herramientas tales como la alfabetización para llevar cierta estandarización al lenguaje, por un lado, y a las creencias religiosas y la práctica, por el otro. Antes de eso, sin embargo, Dunbar sospecha que el lenguaje y la religión sufrieron astillamientos repetidos como consecuencia de las limitaciones de los cerebros desnudos para mantener juntos a los grupos más grandes.

Related of "Shibboleths, Social Bonds y Splinter Groups"