Sin dolor, sin ganancia: por qué nos castigamos a nosotros mismos

Culpa, por Anant Nath Sharma

Uno de mis profesores favoritos dijo una vez la siguiente historia: estaba en la línea de cajas de la tienda de comestibles, y dos niños pequeños, un niño y una niña, estaban sentados en el carro detrás de ella. Cuando ella descargó algunos recipientes de yogur en el cinturón, la niña los miró con nostalgia. Lentamente, comenzó a extender su pequeño brazo hacia los yogures. Antes de que pudiera alcanzarlos, su padre le dio una palmada en el brazo y dijo severamente: "¡No!" La chica se encogió de miedo avergonzada. Un momento después ella extendió la mano nuevamente, y esta vez su hermano le dio una palmada en el brazo, imitando la advertencia de su padre. La niña nuevamente retrocedió. Siendo un niño pequeño (y realmente quería esos yogures), no pasó mucho tiempo antes de que hiciera un último intento. Pero antes de que nadie pudiera detenerla, ella apartó su propia mano, gritando "¡No!" A sí misma. Mi profesor quedó impresionado y entristecido por esta serie de eventos. Se podría argumentar que la niña había aprendido a no tomar las cosas de otras personas y regular su comportamiento, lo cual es algo bueno. Pero también había aprendido a castigarse a sí misma.

El autocastigo que aprendemos de niños puede continuar hasta la edad adulta, cuando nos convertimos, de hecho, en padres para nosotros mismos. Aunque algunos adultos son más propensos a la autoflagelación que otros, esta tendencia parece ser común incluso entre las personas psicológicamente sanas. La investigación llevada a cabo en el campo de la psicología social sugiere al menos tres razones principales por las cuales las personas pueden, en ocasiones, optar por castigarse a sí mismas.

1. "Merezco sufrir". Una suposición básica en psicología es que las personas están motivadas para mantener buenos sentimientos y reducir los malos sentimientos, pero a veces las personas hacen cosas para mantener o incluso aumentar los malos sentimientos, como escuchar una canción deprimente una y otra vez de nuevo. La investigación realizada por Joanne Wood y sus colegas sugiere que las personas con baja autoestima están menos motivadas para reparar el mal humor. ¿Por qué sería esto? En línea con las predicciones de la teoría de la autoverificación, que postula que las personas generalmente se sienten más cómodas con un tratamiento familiar y coherente con sus propios puntos de vista, los investigadores encontraron que los participantes con baja autoestima estaban menos motivados para sentirse bien porque sentían bueno era inconsistente con sus puntos de vista negativos, y porque no sentían que merecían sentirse bien.

2. "El sufrimiento me hará una mejor persona". El dolor es más que una sensación física desagradable que señala una lesión o enfermedad. Tiene un profundo significado en muchas tradiciones culturales y religiosas como un medio para limpiar o purificar aspectos indeseables del yo. En una investigación realizada por Brock Bastian y sus colegas, los participantes asignados aleatoriamente a una condición experimental en la que se les ordenó que recordaran una transgresión moral, en comparación con aquellos que recordaban un evento neutral, posteriormente sostuvieron sus manos en agua helada durante un período de tiempo más largo . Es importante destacar que, entre el grupo de participantes que recordaron las fechorías, aquellos que fueron asignados aleatoriamente para completar la dolorosa tarea de agua helada, en comparación con un grupo sin control del dolor, posteriormente informaron una disminución en los sentimientos de culpa. Los investigadores concluyeron que el dolor físico puede restaurar los sentimientos de rectitud moral después de la mala acción. También pueden, sugirieron, comunicar sentimientos de remordimiento a otros y reducir la amenaza de un castigo externo. Aunque reducir la culpa de esta manera puede proporcionar alivio, el autocastigo no es la única forma de corregir un error. Los comportamientos prosociales, como las disculpas y las enmiendas, pueden ser alternativas más saludables y constructivas.

3. "Se supone que debo sufrir". Curiosamente, las personas a veces también eligen sufrir cuando esperan sufrir, incluso si no han hecho nada malo. En un estudio clásico realizado por Ronald Comer y James Laird, la mayoría de los participantes que esperaban comerse un gusano como parte del experimento posteriormente eligieron comerse el gusano cuando les dijeron que en realidad podían elegir una tarea neutral. Esto fue especialmente cierto para los participantes que llegaron a un acuerdo con la inevitabilidad percibida de su destino de comer gusanos alterando sus puntos de vista, decidiendo que merecían el castigo de comerse un gusano o que eran valientes y que podían manejarlo. Estos resultados arrojan luz sobre la pregunta de por qué las personas a veces toleran el maltrato. Muchas personas creen que el mundo es un lugar justo y equitativo, por lo que si sufren, asumen que deben merecerlo, o al menos que deben soportarlo. Creer que las cosas suceden por una razón puede ser reconfortante, pero a veces esta creencia puede impedir los esfuerzos para reducir formas controlables de sufrimiento, como fue el caso en este experimento.

Además de sumergir las manos en agua helada y comer gusanos, el autocastigo puede tomar muchas formas, que van desde el diálogo interno negativo hasta la autolesión abierta. Los comportamientos aparentemente positivos, como el ejercicio y la alimentación saludable, también se pueden utilizar como autocastigo cuando se llevan al extremo, y algunos creen que incluso los accidentes pueden a veces representar manifestaciones de culpa inconsciente. Aunque el autocastigo puede proporcionar un alivio a corto plazo, restaurando un sentido de rectitud, familiaridad y justicia, puede tener graves consecuencias para la salud mental. El autocastigo crónico es característico de una serie de enfermedades mentales, como el trastorno límite de la personalidad, la depresión y los trastornos alimentarios. Entonces, la próxima vez que sienta la necesidad de sufrir por sus pecados, considere otras formas de afrontamiento que le puedan brindar los mismos beneficios sin causar más dolor. Algunas ideas: practique la autocompasión y el perdón de sí mismo, intente reparar las relaciones dañadas y aprenda de sus errores.

Related of "Sin dolor, sin ganancia: por qué nos castigamos a nosotros mismos"