Smells Ring Bells: cómo el olor desencadena recuerdos y emociones

Publicación de invitado por Amanda White

El invierno ha llegado con fuerza, bombardeándonos con escalofríos por debajo de cero y ráfagas de nieve furiosas. Aunque no disfruto de palear el camino de entrada en estas condiciones inhóspitas, me da la oportunidad de saborear el penetrante y fresco aroma de la nieve. Este olor puede transportarme instantáneamente hacia atrás en el tiempo a uno de esos raros días en mi infancia cuando había suficiente nieve para ir en trineo:

Recibimos la llamada alrededor de las 5:30 a.m. esa escuela fue cancelada. Pasé todo el día impulsado por esa euforia, trepando y cabalgando por la colina de trineos, construyendo fuertes de nieve con los vecinos, y finalmente derrumbándome al lado del fuego, exhausto y satisfecho, después de una taza de chocolate caliente.

Esa emoción y memoria complejas pueden ser desencadenadas por una simple señal sensorial: el olor del aire invernal. ¿Cómo los olores desencadenan emociones y recuerdos tan fuertes?

La respuesta es probable debido a la anatomía del cerebro. Los olores entrantes son procesados ​​primero por el bulbo olfatorio, que comienza dentro de la nariz y corre a lo largo de la parte inferior del cerebro. El bulbo olfatorio tiene conexiones directas a dos áreas del cerebro que están fuertemente implicadas en la emoción y la memoria: la amígdala y el hipocampo. Curiosamente, la información visual, auditiva (sonido) y táctil (táctil) no pasa a través de estas áreas cerebrales. Esta puede ser la razón por la cual el olfato, más que cualquier otro sentido, tiene tanto éxito en desencadenar emociones y recuerdos.

Hace una década, Herz y sus colegas de la Universidad de Brown probaron si había una correlación entre la intensidad emocional de una memoria provocada por un olor y la activación en la amígdala. Los participantes primero describieron una memoria positiva desencadenada por un perfume en particular. Luego, los participantes llegaron al laboratorio para participar en un experimento de resonancia magnética funcional.

Mientras estaban en el escáner, los participantes estuvieron expuestos a secuencias de estímulos visuales y olfativos. Los estímulos visuales incluían una imagen del frasco de perfume elegido por el participante (el visual experimental – "EV") y una imagen de un perfume no comercializado (el control visual – "CV"). Los estímulos olfatorios incluyeron el perfume elegido por el participante (el olor experimental – "EO") y el perfume no comercializado (el olor de control – "CO"). (Algunas veces en la investigación, tienes que hacer cosas extrañas. Esto puede incluir ir a Bath & Body Works para comprar una botella de "Juniper Breeze"). Si los estímulos desencadenaban algún recuerdo o emoción, los participantes debían tener eso en cuenta. hasta la presentación del próximo estímulo.

Al oler el OE, los participantes mostraron la mayor activación en la amígdala y la circunvolución parahipocampal (una región que rodea el hipocampo). Estos datos sugieren que los olores que provocan fuertes recuerdos emocionales también desencadenan una actividad elevada en las áreas del cerebro fuertemente vinculadas a la emoción y la memoria. Sin embargo, es importante señalar que solo 5 personas participaron en el estudio, y todas eran mujeres. Se necesitarán estudios con un tamaño de muestra más grande y con hombres y mujeres para confirmar estos hallazgos.

Una serie de estudios de comportamiento han demostrado que los olores desencadenan recuerdos emocionales más vívidos y son mejores para inducir esa sensación de "regresar a tiempo" que las imágenes. Sin embargo, pocos estudios desde el estudio de Herz y sus colegas han explorado la relación entre el olfato y la memoria autobiográfica a nivel neuronal.

El año pasado, Arshamian y sus colegas encontraron evidencia que sugiere que los recuerdos provocados por un olor (como el aroma de una rosa) estuvieron acompañados de una mayor actividad en el sistema límbico (que incluye el hipocampo y la amígdala) que los recuerdos desencadenados por la etiqueta verbal olor (como la palabra "rosa"). Los científicos también descubrieron que los recuerdos evocados por los olores estaban relacionados con una mayor actividad cerebral en las áreas asociadas con la viveza visual.

Desafortunadamente, los olores también pueden ser potentes desencadenantes de emociones negativas, particularmente en individuos con trastorno por estrés postraumático (TEPT). Hace una década, Vermetten y Bremner llevaron a cabo 3 estudios de casos clínicos de personas diagnosticadas con trastorno de estrés postraumático que experimentan este fenómeno. Un paciente con frecuencia experimentó recuerdos perturbadores, sentimientos de culpa y náuseas al oler el diesel. Estas reacciones involuntarias le molestaron tanto que evitó activamente situaciones en las que podría oler el diesel (como conducir detrás de camiones).

En una ocasión, el olor a diesel del incendio de un vecindario conjuró instantáneamente el recuerdo de un accidente en Vietnam. En su mente, podía ver vívidamente el vehículo en llamas, las puertas entreabiertas y las nubes de fuego y humo. El paciente no pudo salvar a sus compañeros soldados ese día. El olor a diésel a menudo lo hacía volver a experimentar los abrumadores sentimientos de culpa e impotencia que experimentó inicialmente hace más de 30 años.

Los individuos pueden tener respuestas emocionales ampliamente divergentes a los olores que son idénticos en la composición química. También hay evidencia que sugiere que lo que crees que estás oliendo afecta tu respuesta a un olor. En 2001, Herz y von Clef encontraron que los participantes calificaron un olor idéntico como más agradable cuando se les presentó una etiqueta positiva ("queso parmesano") en lugar de una etiqueta negativa ("vómito").

A diferencia de otros animales, nosotros los humanos hemos evolucionado para depender más de nuestro sentido de la visión, pero su sentido del olfato puede ser más importante de lo que cree. ¡Espero que tu invierno esté lleno de buenos olores, buenos sentimientos y buenos recuerdos!

Amanda White es una tecnóloga de investigación en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Penn State.

Referencias

Arshamian A, Iannilli E, Gerber JC, Willander J, Persson J, Seo HS, Hummel T y Larsson M. La neuroanatomía funcional del olor evocó recuerdos autobiográficos con la indicación de olores y palabras. Neuropsychologia 51 (2013), 123-131.

Herz RS, Eliassen J, Beland S y Souza T. Pruebas de neuroimágenes de la potencia emocional de la memoria evocada por el olor. Neuropsychologia 42 (2004), 371-378.

Herz RS y von Clef J. La influencia del etiquetado verbal en la percepción de los olores: ¿evidencia de ilusiones olfativas? Perception 30 (2001), 381 – 391.

Saive AL, Royet JP, y Plailly J. Una revisión sobre las bases neuronales de la memoria de olores episódicos: desde enfoques basados ​​en laboratorio hasta enfoques autobiográficos. Frontiers in Behavioral Neuroscience 8 (2014). doi: 10.3389 / fnbeh.2014.00240

Vermetten E & Bremner JD. Olfacción como recordatorio traumático en el trastorno de estrés postraumático: informes de casos y revisión. The Journal of Clinical Psychiatry 64 (2003), 202-207.

Related of "Smells Ring Bells: cómo el olor desencadena recuerdos y emociones"