Síndrome de fatiga crónica: ¿cómo afecta el sueño?

Para las personas con síndrome de fatiga crónica, los problemas de sueño son comunes. Los trastornos del sueño, el sueño perturbador y no reparador son algunas de las quejas más frecuentes de personas que padecen fatiga crónica. El síndrome de fatiga crónica es una condición médica debilitante. También es una enfermedad misteriosa e históricamente controvertida.

Las características básicas del síndrome de fatiga crónica incluyen fatiga continua que interfiere con las actividades diarias, problemas con la memoria y la concentración, dolor muscular y dolores de cabeza, y otros síntomas físicos como dolor de garganta y ganglios linfáticos sensibles. Las personas con fatiga crónica también experimentan sensaciones de malestar después de períodos de esfuerzo mental y físico.

Las causas de la fatiga crónica son desconocidas. No hay prueba para determinar la presencia de la enfermedad. Los médicos hacen un diagnóstico basado en la presencia de un conjunto de síntomas durante un período prolongado, al menos 6 meses, y descartando otras afecciones. Durante muchos años, la fatiga crónica fue considerada con escepticismo por algunos en la comunidad médica. Hubo quienes cuestionaron si la fatiga crónica era una enfermedad en absoluto, más que la consecuencia de un trastorno del sueño o un problema de salud mental. En las últimas dos décadas, el síndrome de fatiga crónica ha ganado la aceptación del establecimiento médico. Pero mucho sobre el desorden -sus causas, sus mecanismos en el cuerpo- permanece en gran parte desconocido.

El sueño interrumpido es un sello distintivo del síndrome de fatiga crónica. La fatiga crónica se asocia con una variedad de problemas para dormir, que incluyen:

  • Sueño excesivo durante el día
  • Sueño no reparador (sensación de vigilia cansada incluso después de períodos de descanso suficientes o prolongados)
  • Dificultad para conciliar el sueño y quedarse dormido
  • Trastornos del sueño como apnea obstructiva del sueño, insomnio y narcolepsia

A pesar de la frecuencia con la que las personas con síndrome de fatiga crónica experimentan alteraciones del sueño, la conexión entre el sueño y la fatiga crónica, como tantas otras cosas sobre el trastorno, no se comprende bien.

Investigadores de la Universidad Victoria de Australia realizaron una revisión de investigaciones relacionadas con el sueño y la fatiga crónica. Su análisis arroja algo de luz sobre las posibles razones del mal sueño entre los pacientes con fatiga crónica.

Las quejas del sueño son comunes entre los pacientes con fatiga crónica, pero no existe una experiencia de sueño única o típica para las personas con este trastorno. Durante las últimas dos décadas, la investigación ha demostrado altos niveles de trastornos del sueño en adultos con esta afección:

  • Varios estudios, incluido este, han descubierto que más de la mitad de los pacientes con fatiga crónica tienen algún tipo de trastorno del sueño
  • Este estudio mostró que los pacientes con fatiga crónica experimentan mayores niveles de sueño interrumpido que los pacientes con esclerosis múltiple
  • Más del 50% de los pacientes con fatiga crónica en este estudio tenían apnea obstructiva del sueño o trastornos del movimiento relacionados con el sueño, como el síndrome de piernas inquietas
  • Un estudio similar mostró que el 46% de los pacientes con fatiga crónica que sufren de apnea obstructiva del sueño
  • Este amplio estudio basado en la población mostró que casi el 80% de los pacientes con fatiga crónica experimentaron un sueño no reparador y el 20% tenían apnea obstructiva del sueño o narcolepsia.

Un área importante de investigación sobre la conexión entre el sueño y la fatiga crónica analiza el papel del dolor. El dolor físico asociado con la fatiga crónica puede ser un factor importante en los problemas de sueño experimentados por personas con fatiga crónica. Sabemos que el dolor y el sueño se influyen mutuamente de múltiples maneras. El dolor puede hacer que el sueño sea difícil de lograr y mantener. La falta de sueño, a su vez, puede hacernos más sensibles al dolor. Estudios como este han demostrado que el dolor causa que los pacientes con fatiga crónica se despierten más a menudo durante la noche que las personas sanas o con depresión. Y este estudio encontró que la interrupción del sueño de ondas lentas en personas sanas desencadenó dolor físico y fatiga similares a las personas con síndrome de fatiga crónica. Como los propios investigadores señalan, el papel del dolor muscular en los trastornos del sueño entre los pacientes con fatiga crónica es un área de investigación que merece más atención y estudio adicional.

Existe otro cuerpo de investigación que sugiere que las personas con fatiga crónica experimentan cambios en sus ciclos de sueño que podrían resultar en un sueño menos reconstituyente. Los estudios han demostrado que las personas con fatiga crónica pueden pasar menos tiempo en el sueño de onda lenta que las personas sanas. El sueño de onda lenta ocurre durante las etapas de sueño 3 y 4, y es el sueño más reparador que podemos experimentar. Los estudios han demostrado que los pacientes con fatiga crónica pasan una cantidad de tiempo reducida en el sueño de onda lenta y en el sueño REM que las personas sanas. Hasta la fecha, hay menos evidencia de la reducción en el sueño REM que en el sueño de onda lenta. La causa de esta alteración en los ciclos de sueño no está clara. Sin embargo, existe evidencia de un posible vínculo entre la inflamación sistemática y las interrupciones en los ciclos del sueño, en particular el tiempo pasado en el sueño de onda lenta. La inflamación sistémica en el cuerpo es común entre los pacientes con fatiga crónica y puede desempeñar un papel en el problema persistente del sueño no reparador.

Todavía otra área de estudio sugiere que los cambios en la actividad del sistema nervioso del cuerpo pueden desempeñar un papel en las interrupciones del sueño experimentadas por personas con fatiga crónica. Los pacientes con fatiga crónica experimentan alteraciones en el funcionamiento de su sistema nervioso durante el horario de vigilia y pueden continuar durante el sueño. Varios estudios han demostrado que los pacientes con fatiga crónica son más propensos a experimentar interrupciones en la actividad normal del sistema nervioso durante el sueño, y esto puede estar afectando la calidad del sueño que experimentan.

Hay tantas preguntas que siguen sin respuesta sobre la relación entre el sueño y el síndrome de fatiga crónica. ¿Por qué y cómo ocurre el sueño no reparador con tanta frecuencia? ¿Cuál es la causa o efecto de los trastornos del sueño como la apnea obstructiva del sueño y el síndrome de piernas inquietas en personas con fatiga crónica? ¿Las mediciones estándar de la calidad del sueño funcionan con precisión para este grupo de personas?

Aquí hay una cosa que sí sabemos: las interrupciones del sueño son un componente crítico del síndrome de fatiga crónica. Responder estas y otras preguntas sobre el papel que desempeña el sueño en la fatiga crónica podría proporcionar una visión muy necesaria sobre esta enfermedad debilitante.

Dulces sueños,

Michael J. Breus, PhD

El Sleep Doctor ™

www.thesleepdoctor.com

Related of "Síndrome de fatiga crónica: ¿cómo afecta el sueño?"