Soñar vinculado a ráfagas de actividad cerebral durante el sueño

Cozy Home/Shutterstock
Fuente: Cosy Home / Shutterstock

Muchos investigadores del sueño evitan muestrear sueños en sus estudios, tal vez porque los sueños pueden ser difíciles de registrar, cuantificar y analizar. En cambio, la investigación del sueño tiende a centrarse en medidas más tangibles, como los patrones de activación cerebral, para intentar comprender cómo funciona el sueño en el aprendizaje y la memoria.

Uno de los primeros avances en la ciencia de los sueños llegó en 1953, cuando los investigadores Aserinsky y Kleitman vincularon los sueños con una característica cuantificable del sueño, específicamente los "movimientos oculares rápidos" del sueño REM. Debido a que los movimientos oculares rápidos se detectan fácilmente, podemos predecir mejor cuándo se producen los sueños al observar los movimientos oculares correspondientes. De hecho, se cree que los movimientos oculares son en realidad una señal de que los ojos están "escaneando" el mundo de los sueños, también conocido como la hipótesis del escaneo.

Un nuevo estudio en Sleep Spindles & Cortical Up States (2016) acaba de romper otra barrera en la investigación de sueños. Los autores encontraron que la frecuencia con la que las personas recuerdan los sueños está realmente relacionada con la actividad cerebral durante otra fase del sueño, el sueño no REM (un período sin movimientos oculares). Este interesante hallazgo respalda aún más la noción de que los sueños no son simplemente epifenómenos, o subproductos sin significado del sueño, sino que están intrincadamente relacionados con la neurofisiología y los patrones funcionales del sueño.

El estudio analizó los pequeños estallidos de actividad cerebral que ocurren durante el sueño no REM, llamados "husos de sueño". Estos husos aparecen como una onda de actividad rápida que los investigadores pueden detectar fácilmente en un polisomnograma. Los husos se han convertido en una medida de interés en muchas áreas de la investigación del sueño porque se asocian consistentemente con la consolidación de la memoria durante el sueño, junto con medidas más generales de inteligencia y habilidades cognitivas. Se cree que estas explosiones de actividad son en realidad responsables de transferir la memoria de corto plazo a tiendas más estables a largo plazo en el cerebro; en otras palabras, estos ejes llevan experiencias recientes a tiendas de memoria más estables mientras duermes.

Muchos investigadores piensan que los sueños también están relacionados con la "repetición" y la consolidación de la memoria durante el sueño, y el recuerdo de los sueños se ha relacionado con la inteligencia general y el rendimiento en diversas tareas. Por ejemplo, las personas que recuerdan más sueños en realidad se desempeñan mejor en una tarea de rastreo de espejo, donde tiene que trazar una figura al considerar solo su reflejo en un espejo (Dumel et al., 2015). Según este estudio, tener una mejor capacidad visoespacial puede equipar a estas personas para generar y / o recordar sueños más vívidos durante el sueño.

Otro fenómeno en la investigación de sueños, el efecto de "residuo de día", se refiere al hallazgo consistente de que las personas sueñan con las experiencias del día anterior, como los estímulos experimentales que se presentaron en el laboratorio. Muchos investigadores creen que los residuos del día, como los husos, reflejan una forma de repetición de la memoria que funciona para consolidar las experiencias recientes durante el sueño.

No obstante, los hallazgos que relacionan los husos dormidos con las habilidades intelectuales y la consolidación de la memoria son mucho más sólidos y consistentes que cualquier evidencia del rol de los sueños en la memoria. El estudio actual se propuso explorar si existe una relación entre los dos.

Un total de 53 participantes, con un promedio de 24,2 años, completaron un registro de sueño y sueño desde su hogar por teléfono durante dos semanas; llamaron a un sistema de grabación cada mañana para informar su patrón de sueño y responder preguntas sobre sus sueños. Los participantes informaron si habían tenido algún sueño la noche anterior, y si fueron malos sueños o pesadillas. Los participantes también pasaron una noche en el laboratorio para un sueño registrado por EEG; estas grabaciones de EEG se usaron para calcular el número de husos de sueño que se produjeron durante la noche. Finalmente, se realizaron análisis para evaluar si había una relación entre la frecuencia de recuerdo de los sueños durante el registro de sueños de dos semanas y el número de husos de sueño registrados durante la noche en el laboratorio.

Los resultados mostraron que la densidad de los husos de sueño se correlacionó significativamente con el número de sueños, pesadillas y pesadillas que se recordaron durante el período de dos semanas. Curiosamente, las correlaciones fueron algo más fuertes para la medida del recuerdo del mal sueño, lo que sugiere que la relación entre los ejes y el sueño podría estar específicamente relacionada con alguna función de la memoria emocional del sueño y el sueño.

Los autores sugieren que tanto los sueños como su vecino fisiológico, el huso del sueño, pueden reflejar formas de "repetición de la memoria" que ocurren durante el sueño. Si bien se justifica una mayor investigación, los hallazgos son un desarrollo bienvenido para los investigadores de sueños, quienes, en su mayoría, han mantenido durante mucho tiempo que los sueños están relacionados con la función del sueño.

Related of "Soñar vinculado a ráfagas de actividad cerebral durante el sueño"