Sociología popular

Nuestras vidas son una tensión entre la negociación y la competencia. La mayoría de nosotros tenemos lealtad a ambos. Decimos: "Que gane el mejor plan para todos" (Negociación), y "mejor sea el mío". (Competencia).

Por ejemplo, he dividido mi lealtad a la sociedad y a mí mismo. Quiero negociar lo que funciona mejor para todos nosotros y quiero lo que funciona mejor para mí. A veces lo que es bueno para mí también es bueno para la sociedad, pero obviamente no siempre. Lo que quiero y lo que es bueno para nosotros a menudo están en desacuerdo.

Entonces, ¿cómo dividimos nuestra lealtad entre la negociación y la competencia? Cincuenta y cincuenta es mucho esperar de la gente. Por ejemplo, votar en contra de nuestro interés personal es difícil, aunque a veces posible. Mientras más directo e inmediato me beneficie personalmente, más difícil es votar en contra de mi interés personal.

No somos muy honestos acerca de cómo dividimos nuestras lealtades. Tendemos a traducir "En esta competencia, quiero …" en "En esta negociación, merezco …" porque podemos competir más efectivamente si pretendemos que estamos negociando.

Para algunas personas, realmente no hay ninguna negociación. Todo es solo una competencia, tal vez porque son codiciosos, aunque esa no es la única explicación.

A veces es porque la gente se desespera. Tal vez han estado privados por tanto tiempo que se han escalado a la competencia pura, luchando por conseguir o retener algo. A veces simplemente compiten porque sus apetitos son inusualmente fuertes, su fuerza de voluntad es inusualmente débil, carecen de conciencia, o les falta confianza en que pueden negociar sin perder. La avaricia no explica toda la lealtad a la competencia sobre la negociación.

A veces las personas abandonan la negociación porque están rodeadas de personas que solo compiten. La experiencia social les enseña que la vida no es más que competencia, por ejemplo, cuando la disfunción, la corrupción y la guerra se instalan. El estado de derecho desaparece y lo único que queda es la lucha y el agarre.

La moneda de la negociación es razón de ser: razones por las cuales este o ese podría ser el mejor plan para todos nosotros. La moneda de la competencia es la racionalización: excusas y justificaciones de por qué debemos obtener lo que queremos. Las racionalizaciones son muy difíciles de distinguir de los fundamentos. Eso es por diseño. Una racionalización funciona mejor cuando se ve como un razonamiento.

Estas son algunas racionalizaciones populares disfrazadas de fundamentos:

Conservadurismo: Debido a que el cambio es malo para todos nosotros, no debería tener que sacrificar lo que recibo.

Progresismo: debería comenzar a obtener lo que quiero porque el cambio es bueno para todos nosotros.

Espiritualismo: debería obtener lo que quiero porque un poder superior quiere que lo haga. Hay una fuerza para el amor en el universo: amor en mis términos.

Libertarismo: debería ser libre de obtener lo que quiero porque la libertad es la virtud más elevada.

Capitalismo: debería competir por lo que quiero porque la competencia siempre es el mejor plan.

Anti-comunismo: debería obtener lo que quiero porque la negociación colectiva siempre se convierte en tiranía.

Tiranía (comunista, fascista, religiosa, etc.): las negociaciones hacen un lío de cosas, así que me haré cargo y obtendré lo que quiero como una ventaja laboral.

Incertidumbre: no podemos saber cuál sería el mejor plan, así que debería obtener lo que quiero.

Mansedumbre: debería obtener lo que quiero porque siempre soy la víctima, mansa y usualmente invadida por otros que exigen más.

Moralidad: la ley moral (aplicada selectivamente) dice que debería obtener lo que quiero.

Política de identidad: debería obtener lo que quiero porque mi gente estaba en una desventaja histórica.

Equidad: Ignorando lo que quiero, puedo hacerme neutral. Desde mi neutralidad puedo ver que merezco lo que quiero.

Excepcionalismo tribal: mi familia, raza, credo, religión o nación es la mejor, por lo que nos merecemos lo que queremos. Y si crees que soy egoísta, no lo soy. Soy generoso. Creo que todas las personas de mi tribu merecen más que los de afuera.

Una forma de adivinar si estos argumentos son racionalizaciones, no razonamientos, es si se aplican de manera equitativa. Raramente, si es que alguna vez lo son. Por ejemplo, tendemos a enfocarnos mucho más en la injusticia que a los demás, en nuestra libertad personal más que en la libertad de los demás, en nuestra definición de amor espiritual más que en las definiciones de otras personas.

Cuando nos vemos obligados a empujar, tendemos a emplear estas racionalizaciones, justificación para vestirse como una ventana para obtener lo que queremos o creemos que necesitamos a expensas de los demás.

Esta es la condición humana. El potencial para dejar de negociar por completo y simplemente competir vidas en todos nosotros. Mientras más sucumbamos ante la competencia pura, más obligamos a otros a hacer lo mismo. Este es el costo oculto de la escalada competitiva. En su estela vemos culturas que han perdido la capacidad de negociar. La racionalización toma el control, cada hombre por sí mismo.

La mejor prevención es la conciencia, una comprensión aguda de la condición humana y cómo se desarrolla en todos nosotros. Es al enfrentar la oscuridad en nosotros mismos que podemos arrojar una luz mayor dentro y alrededor de nosotros.

Related of "Sociología popular"