Soledad, enfermedad crónica y envejecimiento

"Ora para que tu soledad te incite a encontrar algo por lo que vivir, lo suficientemente grande como para morir". Dag Hammarskjold

La carga mental y física de la soledad puede ser extrema, especialmente para los adultos mayores. Generalmente se define como la percepción de estar aislado de otras personas importantes, ya sean amigos o familiares, las personas se sienten solitarias debido a la brecha entre el tipo de relaciones sociales que les gustaría tener y las que consideran tener. Como la vida de nadie es verdaderamente perfecta, todos nos sentimos solos de vez en cuando, aunque la sensación suele ser manejable y temporal.

Aún así, hay numerosos estudios que muestran el vínculo entre la soledad y el desarrollo de problemas de salud, además de tener una vida más corta. Junto con la depresión y otros problemas psicológicos, la soledad crónica también puede conducir a problemas para dormir, hipertensión, un sistema inmune deteriorado y la descomposición del sistema endocrino del cuerpo.

Los problemas asociados con la soledad a menudo empeoran con el tiempo debido a los problemas de salud naturales que se presentan con la edad. Como resultado, la soledad es con frecuencia un problema crónico en los adultos mayores debido a los crecientes problemas de salud que pueden dificultar su permanencia social activa. Los problemas médicos relacionados con la edad también pueden llevar a una mayor angustia psicológica, incluida la depresión, y esto puede hacer que las personas se sientan aún más solitarias. Los problemas médicos como la artritis, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer pueden hacer que muchos adultos mayores se sientan más discapacitados e indefensos.

Envejecer también puede conducir a una reducción en las redes de apoyo social, ya sea a través de la muerte o la enfermedad de amigos y familiares, o a través de cambios importantes en la vida, como el divorcio o la jubilación. Perder este tipo de apoyo emocional puede tener un impacto devastador en la capacidad de los adultos mayores para lidiar con el estrés. En muchas teorías del desarrollo de la vida, la vejez es a menudo el momento en que los adultos mayores son especialmente vulnerables a la soledad que, junto con la tensión de lidiar con enfermedades crónicas, podría hundirlos en una espiral descendente de depresión y desesperación de la que puede que nunca se recupere

Sin embargo, junto con los desafíos que conlleva la edad, también existen estrategias de afrontamiento efectivas que pueden ayudar a proteger a los adultos mayores y evitar que se sumerjan en esta espiral descendente. De acuerdo con la teoría motivacional del desarrollo de la vida propuesta por Jutta Heckhausen y sus colegas, las personas pueden hacer frente a los cambios en la vida del estrés participando en estrategias de compromiso de objetivos o estrategias de autoprotección para desarrollar un sentido de control sobre sus vidas.

La participación de los objetivos implica gastar tiempo y energía para lograr objetivos específicos, ya sea mediante el aprendizaje de nuevas habilidades o el aprendizaje para compensar los problemas de salud que pueden impedirles realizar actividades familiares. El uso de estrategias de compromiso de objetivos también significa encontrar la motivación para superar obstáculos en lugar de hundirse en la apatía o sentirse indefenso.

Esto a su vez conduce a la necesidad de estrategias de autoprotección para hacer frente al estrés que puede venir con los cambios de la vida. Al reconocer la diferencia entre las metas alcanzables y las inalcanzables, los adultos mayores pueden prepararse mentalmente para manejar la angustia emocional, ya sea asegurándose a sí mismos acerca de su capacidad para lograr objetivos realistas o "desvincularse" de objetivos que ya no son alcanzables. A medida que las personas crecen, aceptar las limitaciones físicas y aprender a compensarlas puede ser una parte importante de la vida, incluso con enfermedades crónicas.

Como un ejemplo, los adultos mayores que desarrollan problemas cardíacos graves pueden tener miedo de participar en cualquier tipo de ejercicio físico, incluido el sexo, por temor a lo que podría suceder. Aprender a aceptar estas limitaciones y encontrar formas de evitarlas, ya sea al comenzar nuevos pasatiempos que sean menos agotadores físicamente o al encontrar nuevas formas de realizar actividades agradables, puede ser una parte importante de mantenerse activo. Además de aprender a alcanzar los objetivos relacionados con la salud, también es esencial superar la baja autoestima y los sentimientos de depresión que pueden llevar a aislarnos más.

En general, el tipo de estrategias de control que usamos van a cambiar con el tiempo y nuestra capacidad física para manejar lo que nos está sucediendo. También puede significar la diferencia entre una vida activa y hundirse en el aislamiento. ¿Pero cómo van a ser estas estrategias? Un nuevo estudio de investigación publicado en la revista Health Psychology presenta los resultados de un estudio longitudinal de ocho años que analiza el vínculo entre las enfermedades crónicas y los sentimientos de soledad en los adultos mayores. Dirigido por Carsten Wrosch de la Universidad de Concordia y un equipo de colegas investigadores, el estudio utilizó información tomada del Estudio de Envejecimiento y Salud de Montreal (MAHS).

A partir de 2004, el MAHS estudió a doscientos quince adultos, de sesenta años o más, para aprender cómo lidiar con problemas comunes relacionados con la edad. El estudio se realizó con evaluaciones repetidas cada dos años entre 2004 y 2012. Debido a que las personas abandonaron el colegio debido a problemas de salud u otras razones, solo se incluyeron ciento veintiún participantes en el análisis final. En promedio, los participantes tenían setenta y un años cuando comenzó el estudio. Los participantes completaron cuestionarios sobre la soledad, la salud, los factores demográficos y las elecciones de estilo de vida. También se midieron los factores de personalidad como la autoestima, el neuroticismo y el optimismo.

Para medir las estrategias de control de compromiso de salud, los participantes completaron un cuestionario con elementos tales como: "Invertir el mayor tiempo posible para mejorar mi salud;" "Cuando decido hacer algo sobre un problema de salud, estoy seguro de que lo lograré ; "Y" Cuando un tratamiento no funciona por un problema de salud que tengo, trato de averiguar otros tratamientos ". Las estrategias de autoprotección relacionadas con la salud se midieron a través de elementos tales como" Incluso si mi salud está en muy poco tiempo ". condición difícil, puedo encontrar algo positivo en la vida; "" Cuando me enfrento a un problema de salud malo, trato de ver el lado bueno de las cosas; "y" Cuando encuentro que es imposible superar un problema de salud, lo intento no culparme a mí mismo ".

Lo que los investigadores descubrieron fue que la soledad percibida aumentó constantemente con el tiempo y la mayoría de los participantes informaron tener al menos una enfermedad crónica. Ambos hallazgos coinciden con lo que se ha informado en estudios de investigación previos y sugieren que existe una relación directa entre el envejecimiento y la soledad, así como las enfermedades crónicas. No es sorprendente que la soledad crónica fuera más alta para los adultos mayores con antecedentes de problemas de salud.

Aunque la tendencia a una mayor sensación de soledad a medida que envejecemos parece ser muy sólida, especialmente si también desarrollamos problemas crónicos de salud, aún es posible protegernos. Con base en los resultados de este estudio, el uso de estrategias de autoprotección para hacer frente a los problemas de salud parece ayudar a las personas con enfermedades crónicas a lidiar con la angustia emocional relacionada con la soledad. Al volver a evaluar sus vidas de manera positiva y reconociendo que no son responsables de su enfermedad, los adultos mayores pueden adaptarse a las nuevas amenazas a la salud a medida que ocurren.

La reevaluación positiva es especialmente efectiva para ayudar a las personas a reconocer que todavía son capaces de disfrutar la vida a pesar de sus problemas de salud. También les proporciona la confianza para probar cosas nuevas y desarrollar nuevos pasatiempos que pueden ayudarlos a mantenerse socialmente activos. Al evitar la auto-culpa, los adultos mayores también pueden protegerse de la depresión y los sentimientos de impotencia que a menudo se ven en las enfermedades crónicas.

Si bien las estrategias de autoprotección parecen ser efectivas para lidiar con la soledad, las estrategias de participación en la salud pueden no ser tan útiles. Aún así, las estrategias de participación en la salud también pueden desempeñar un papel importante en la gestión de la salud, aunque esto puede cambiar con el tiempo a medida que los problemas de salud se vuelven más graves.

En general, los investigadores encontraron que las estrategias de autoprotección pueden funcionar bien para frenar la soledad, incluso cuando se tuvieron en cuenta las diferencias en la personalidad, la cantidad de discapacidad real o la depresión. Los resultados de este estudio pueden tener implicaciones importantes sobre cómo los adultos mayores con problemas de salud pueden controlar la soledad y la depresión. También demuestra la necesidad de enseñar técnicas efectivas de afrontamiento para manejar los problemas psicológicos relacionados con la vida con enfermedades crónicas. Mientras que muchos adultos mayores experimentan mayores problemas de bienestar emocional a medida que crecen, aprender a vivir con los inevitables problemas de salud es la clave para una vida larga y productiva.

Actualmente estamos observando uno de los mayores cambios demográficos de la historia: uno de cada tres estadounidenses tiene cincuenta años o más. Uno de cada ocho estadounidenses ahora se considera "viejo" y representa el 12,9 por ciento de la población total. Para el año 2030, una de cada cinco personas tendrá sesenta y cinco años o más y nuestro sistema de cuidado de la salud se verá sometido al límite (y más allá) de su cuidado.

Con el aumento del número de adultos mayores que viven en la comunidad, es más esencial que nunca que exploremos diferentes formas de entrenamiento psicológico para ayudarlos a mantenerse activos el mayor tiempo posible. Ayudar a los adultos mayores a manejar su propia salud física y emocional representa una inversión vital en el futuro.

Related of "Soledad, enfermedad crónica y envejecimiento"