Sorprendente beneficio de enseñar inteligencia emocional a los niños

Recientemente leí el artículo del NYT titulado ¿Se puede enseñar inteligencia emocional ? por Jennifer Kahn. Aplaudo los esfuerzos de la Primaria Garfield y otras escuelas de todo el país que dedican tiempo y esfuerzo a enseñar habilidades de inteligencia emocional a los niños. En el artículo, el autor menciona los muchos beneficios. La enseñanza de habilidades de inteligencia emocional puede conducir a menos intimidación, éxito académico y relaciones más fuertes. Además, ser capaz de manejar sus sentimientos es importante para el aprendizaje, la atención y la memoria. Solo puedo imaginar lo difícil que sería encajar y financiar estos programas en las escuelas.

Agregaría otro beneficio crítico que no se mencionó en el artículo. Enseñar a los niños las habilidades emocionales puede desempeñar un papel clave en la mitigación o ralentización de la creciente cantidad de niños que tienen problemas para comer en exceso. Obviamente, el problema es complejo y multidimensional y necesita muchos puntos de intervención. Pero la alimentación emocional es un aspecto importante. En esta coyuntura, los niños son testigos de un fuerte mensaje a través de los medios y al observar a las personas a su alrededor que está "bien" calmarse y consolarse con la comida. Para muchos niños y adultos, la comida es su principal opción de manejo del estrés.

En un estudio reciente de 437 niños de entre 5 y 12 años en la revista Appetite, la investigación encontró un vínculo entre el estrés y los niños que comen una dieta poco saludable. Cuando se trata de un problema, los niños comen más alimentos con azúcar y grasa. Los investigadores indican que esto podría llevar a un peso no saludable y problemas futuros con la alimentación emocional. Sugieren enseñar a los niños técnicas de reducción del estrés, resolver problemas y cómo verbalizar su necesidad de ayuda en lugar de buscar consuelo y consuelo en los alimentos. Estas son esencialmente habilidades de inteligencia emocional.

A menudo veo lo que sucede cuando las personas no aprenden formas saludables de lidiar con los sentimientos. A menudo acuden a la comida en busca de ayuda. Desafortunadamente, la comida funciona rápidamente para alterar los sentimientos. Los comensales emocionales con los que trabajo en mi oficina a menudo hablan sobre la raíz del estrés al comer que aparece muy temprano en sus vidas. Comer es una de las únicas opciones que conocían o que se les enseñó para sobrellevar sentimientos incómodos.

Los padres bien intencionados, a menudo sin saberlo, les enseñan a los niños a usar la comida como una banda emocional. Por ejemplo, un cuidador puede darle una galleta a un niño cuando se cae para detener las lágrimas. O bien, un padre puede alimentar a un niño helado para calmar rápidamente una rabieta. Pero la alimentación emocional no es solo el producto de la crianza de los hijos. Los medios también refuerzan el uso de alimentos para sentirse mejor (por ejemplo, chocolate = dicha). Hay muchos otros factores que también se alimentan de esto. La conclusión es que sin estas habilidades tempranas de regulación emocional, las personas pueden tener un conocimiento estelar de la nutrición, pero ser completamente incapaces de tomar decisiones saludables cuando están estresados ​​o abrumados. Se vuelven una y otra vez a usar la comida para lidiar con los sentimientos.

Por otro lado, los niños que crecen con una base sólida para poder regular los sentimientos a través de las palabras y la acción saludable tendrán menos probabilidades de apagar los sentimientos o adormecerse a través de la comodidad de comer. En su cinturón de herramientas emocionales, tienen opciones más saludables alineadas.

Para los adultos que comen estrés y que perdieron oportunidades tempranas para aprender habilidades de manejo del estrés, escribí instrucciones paso a paso sobre cómo puede cambiar esto en mi nuevo libro, EatQ. EatQ puede recordarte EI o EQ porque es un término para lo que yo llamo un comedor emocionalmente inteligente. El libro proporciona algunas respuestas útiles para los que comen estrés. También es una gran herramienta para los padres que desean enseñar a sus hijos a ser comedores emocionalmente inteligentes al ser modelos de conducta sólidos. Entonces, aunque la escuela de su hijo aún no tenga los programas de inteligencia emocional en la escuela, puede darles esta información. Recuerde, nunca es demasiado tarde para aprender habilidades de inteligencia emocional para una vida más saludable y feliz para usted o sus hijos.

TOME UN CUESTIONARIO GRATUITO: ¿Es usted un Emocionalmente Inteligente? www.eatq.com

La Dra. Susan Albers es psicóloga de la Clínica Cleveland y autora de seis libros sobre alimentación consciente, incluido Eat.Q: Desbloquee el poder de pérdida de peso de la inteligencia emocional. Ha sido citada en el New York Times, Self, O Magazine, Shape, Fitness y en el programa Dr. Oz. www.eatq.com ¡Compre EatQ ahora para recibir bonos gratis!

Related of "Sorprendente beneficio de enseñar inteligencia emocional a los niños"