"Tardanza moral" y la esperanza de retrospectiva

Estoy corriendo en mi bicicleta, admirando el paisaje, y cuando paso rápidamente junto a dos mujeres ancianas paseando, charlando pacíficamente, les asusto con la luz del día. Ooops! Mal movimiento; debería haber sido un poco más consciente. (Perdón por eso.) Vuelvo a casa después de un día difícil, y cuando mi esposa dice algo de lo que simplemente no quiero oír hablar, inmediatamente me pongo a toda marcha, poniéndola todo lo que puedo y sintiéndome cada vez más justificado por sus protestas. No mucho después, cuando las cosas se han calmado, puedo verlo todo más claro: era un imbécil, claro y simple; Lástima que tuvo que pagar el precio. (Realmente no lo dije en serio)

Creo que hay mucho acerca de la condición humana que sugiere que somos seres virtuosos, capaces tanto de reconocer nuestra capacidad de actuar mal como de avanzar en la dirección del bien. Pero la nuestra es a menudo una virtud diferida, esperando el paso del tiempo para llegar a existir. De ahí la idea de "tardanza moral".

Los ejemplos presentados hasta ahora son relativamente simples. Podemos ser impetuosos e inconscientes, absorbidos por los placeres o las seducciones del momento y no ver lo que sucede más allá del perímetro de nuestras propias preocupaciones. Y podemos llegar a estar tan absortos en nuestros propios problemas dirigidos por el ego que podemos actuar con una autoconfianza aterradora, solo para encontrarlos mirándonos a nosotros más tarde, recordándonos lo que nos negamos a ver. En este tipo de casos, la retrospectiva puede realizar una función muy valiosa. Al permitirnos ver lo que antes o no podríamos ver, puede permitir una especie de rescate moral, proporcionando una medida correctiva a nuestra tardanza. De ahí la esperanza de la retrospección.

Pero, ¿qué hay de esas situaciones que parecen tan inaceptables como para ser, o al menos sentir, irremediables? En un desgarrador capítulo titulado "Vergüenza" de su libro Los ahogados y los salvados , Primo Levi relata el horror que tan a menudo acompaña la liberación de los campos de concentración: "Al salir de la oscuridad, uno sufrió debido a la conciencia adquirida de haber sido disminuido . . . . No solo habíamos olvidado nuestro país y nuestra cultura, sino también nuestra familia, nuestro pasado, el futuro que imaginamos para nosotros mismos, porque, como animales, estábamos confinados al momento presente ". Especialmente preocupante, en retrospectiva, fue la convicción de tener fallaron los compañeros prisioneros. Pocos habían estado preocupados por haber cometido actos deliberados de violencia. Pero, "casi todo el mundo [desesperado] de haber omitido ofrecer ayuda".

A medida que Levi continúa preguntando: "¿Está justificada o no esta vergüenza tardía? No pude decidir entonces y no puedo decidir incluso ahora, pero la vergüenza era y es, concreta, pesada, perenne. "Aquí, la retrospectiva emerge como una fuente no solo de perspicacia sino también de un dolor extraordinario, el acto de mirar hacia atrás, sirviendo para revelar, con demasiado alivio, la profundidad de la propia disminución. Fue este "volver a mirar el 'agua peligrosa'", sostiene Levi, que había llevado a tantos suicidios después de la liberación. No podría haber ningún rescate moral para los gustos de estos seres torturados. Era demasiado tarde.

Si tan solo hubieran podido ver y sentir que esta misma capacidad de autocondenación era en sí misma un signo de virtud, de su humanidad y potencial para la bondad, ahora ha regresado. ¿Qué se necesitaría, qué se necesita, para perdonarse a sí mismo por esas acciones y esas no- acciones que parecen casi imperdonables?

Related of ""Tardanza moral" y la esperanza de retrospectiva"