¿Te gusta leer poesía y ser atrapado bajo la lluvia?

Recuerda esa canción que dice "¿Te gustan las piñas coladas?"

Si buscas las letras, encontrarás que se trata de dos personas que se engañan entre sí: una secretamente publica un perfil de citas y la otra, sin adivinar, la responde.

Por supuesto que frunzo el ceño al hacer trampa, pero la canción contiene una sabiduría: necesitas mirar a tu pareja periódicamente con ojos nuevos y recordar qué fue lo que te cargó en primer lugar.

Recuerde lo que tiene en común, si solo jugo de piña.

Aquí hay dos formas quizás sorprendentes de hacer coincidir. ¿Les gustan las metáforas? ¿Leíste poesía alguna vez? Pruébalo otra vez.

¿Alguno de ustedes solía hacer bromas sarcásticas y el otro se ofendió tanto que las bromas se detuvieron? Quizás intente eso otra vez, también.

Los psicólogos ahora tienen evidencia para respaldar la idea común de que las mentalidades poéticas son diferentes a las demás, más empáticas y sugestionables.

Pero, contrariamente a la regla de que el sarcasmo es grosero y enoja más a todos, hay cierta evidencia de que el sarcasmo puede estimular el pensamiento y posiblemente incluso calmar el conflicto.

Las metáforas generalmente sustituyen una imagen concreta que se puede ver, tocar, oler, oír o degustar por algo abstracto, como en "Mi amor es una rosa roja". Los poetas aman la metáfora. Por otro lado, muchas personas no entienden las metáforas o las encuentran molestas. Un equipo de investigación dirigido por el psicólogo Adam Fetterman, que desarrolló la primera prueba estandarizada de su preferencia por la metáfora, encontró estas grandes diferencias en nuestro gusto por la metáfora.

El estudio también concluyó que los metafóricamente no son más o menos inteligentes o capaces de convocar imágenes. En cambio, trabajando con un nuevo grupo de estudiantes, el equipo descubrió que las personas a las que les gustaba la metáfora son más sugestionables. Por ejemplo, la mayoría de las personas califica las palabras neutrales como más agradables si las ven en una fuente blanca en lugar de en una negra, pero a las personas que no les gusta o evitan la metáfora no les importa el color de la fuente. Por otro lado, las personas que les gusta la metáfora tienen una mayor preferencia por las fuentes blancas.

En otro estudio del mundo real, las personas que tendían a ser más agradables cuando comían alimentos dulces también tenían una mentalidad metafórica.

Como explica Alex Fradera en el British Psychological Society Digest, las buenas metáforas hacen que las ideas complejas, y a menudo las emociones, sean más comprensibles. En otra investigación, las personas que disfrutan y usan la metáfora demostraron ser mejores para juzgar las emociones de los demás.

En otro estudio más, los científicos demostraron lo que los poetas y lectores de poesía han sabido durante siglos: el lenguaje metafórico puede hacer que la emoción dolorosa sea más llevadera. Cuando 50 participantes pasaron 5 minutos diarios durante una semana escribiendo sobre sentimientos desagradables, utilizando metáforas como "Me sentí como una hoja en el viento" o un lenguaje psicológico común, como "Me sentí desenfocado", solo las personas que usaron las metáforas tendía a sentirse mejor al final de la semana. Toma esto como tu señal para abrazar el deseo de escribir poesía de amor después de tu próxima separación. También puede enfocarse en ser amable consigo mismo, en lugar de catalogar sus fallas y errores.

Hacer bromas sarcásticas sobre su ex también podría ser una buena idea. De acuerdo con una investigación de Harvard Business School que califica el sarcasmo como "la más alta forma de inteligencia", "la construcción e interpretación del sarcasmo conducen a una mayor creatividad porque activan el pensamiento abstracto". El mismo estudio concluyó que expresa sarcasmo (o ser receptor) ) en realidad puede ser útil para desactivar conflictos al tiempo que los hace a ambos más creativos.

Pruébalo cuando te enfrentes a tu ex en la oficina de un mediador de divorcio. También considere incluir alguna metáfora, si su ex tenía una mentalidad metafórica, para estimular su lado empático y sugestionable. Tal vez "La rosa roja de nuestro amor está tremendamente caída esta mañana" la haría reír. O tal vez ella derribará tu café y se irá.

Una parte de esta historia aparece en Your Care Everywhere.

Related of "¿Te gusta leer poesía y ser atrapado bajo la lluvia?"