Tendencias en el tratamiento psiquiátrico de jóvenes: el argumento se espesa

Usted, el público, ha recibido muchos mensajes contradictorios en lo que respecta al estado de la salud mental infantil y la cantidad de niños que reciben tratamiento. Escucha la alarma de que a muchos niños que no tienen problemas reales se les diagnostica y se les recetan medicamentos. Entonces escuchas (por lo general diferente) que la gente dice que el problema principal sigue siendo aquellos que están sufriendo sin ninguna intervención, ya que hay más niños que nunca que están bajo estrés. Todos parecen tener datos de algún lugar para respaldar sus puntos de vista.

¿Alguien puede estar al menos algo correcto? Un nuevo estudio grande publicado en el prestigioso New England Journal of Medicine demuestra cuán fácilmente se puede simplificar en exceso un problema complejo. El estudio siguió a más de 50,000 personas, observando diferentes períodos en las últimas 2 décadas: 1996-1998, 2003-2005 y 2010-2012. De interés principal era cuántos niños de entre 6 y 17 años recibían algún tipo de atención de la salud mental y si los niños que recibían tratamiento tendían a verse gravemente afectados por sus problemas emocionales y de comportamiento frente a tener poca o ninguna discapacidad.

Los resultados de este estudio son sorprendentes. Quizás el hallazgo más amplio fue que ahora hay más jóvenes que reciben tratamiento de salud mental (13.3%) que a mediados de la década de 1990 (9.2%). Pero eso es solo el comienzo, y hay algo en este estudio para personas de diferentes perspectivas que señalan y dicen: "Mira, tengo razón".

Para aquellos más inclinados a ser escépticos del diagnóstico y tratamiento psiquiátrico, existe lo siguiente:

  • En términos de números absolutos de niños y adolescentes, la mayor parte del aumento de la atención de salud mental se destinó a personas con discapacidad menos grave o sin discapacidad.
  • El tratamiento con muchos tipos diferentes de medicamentos, incluidos los medicamentos para el TDAH, antidepresivos e incluso medicamentos antipsicóticos, aumentó entre el grupo de niños con niveles más bajos de deterioro. Esta tendencia se produjo a pesar de algunas pautas publicadas de que los medicamentos no deben usarse para formas más leves de ciertos trastornos.

Al mismo tiempo, aquellos con una visión más favorable del tratamiento de salud mental pueden señalar estos hallazgos:

  • Incluso entre los jóvenes con un deterioro más severo, la tasa de recibir atención de salud mental fue menos de la mitad (43.9%).
  • El porcentaje total de jóvenes que tienen una enfermedad mental más deteriorada en realidad disminuyó (de 12.8% a 10.7%) durante este período de mayor tratamiento. Si bien puede ser tentador pensar que el aumento en el tratamiento puede ser en parte la causa de la disminución en el deterioro de la enfermedad mental, el estudio no puede demostrar la causalidad.
  • Los niños y adolescentes con un deterioro más severo fueron los que tuvieron el mayor aumento relativo en la utilización del servicio (pero dado que hay menos de ellos, no tuvieron el día en términos absolutos).

El estudio ha recogido su parte justa de publicidad, incluido un artículo en el New York Times. Un hecho interesante es que muchos medios de comunicación presentan la caída en el número de jóvenes con más trastornos mentales como la principal estadística de interés, a pesar de que este hallazgo no era ni parte del título del estudio ni su resumen (un breve resumen de un artículo que los autores escriben para las personas que no desean leer todo el manuscrito).

Para las personas como yo a quienes les gusta verse como moderados apasionados, este estudio es aún mejor, porque ilustra cuán engañoso puede ser cuando los expertos deciden que solo quieren centrarse en la mitad de la imagen. ¿Hay niños recibiendo medicamentos que probablemente no deberían estarlo? Sí. ¿Hay niños que están sufriendo por falta de tratamiento? Sí. Estos dos hechos codo con codo son inconvenientes para muchas personas. Su yuxtaposición no vende tantos libros. Sin embargo, para hacer el trabajo que realmente se necesita hacer para asegurarnos de que la atención de la salud mental infantil sea efectiva y apropiada, lo mejor que podemos hacer, en mi opinión, es pensar en el equilibrio más que en los extremos.

@copyright por David Rettew, MD

David Rettew es autor de Temperamento infantil: Nuevo pensamiento sobre el límite entre los rasgos y la enfermedad y un psiquiatra infantil en los departamentos de psiquiatría y pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont.

Síguelo en @PediPsych y como PediPsych en Facebook.

Related of "Tendencias en el tratamiento psiquiátrico de jóvenes: el argumento se espesa"