Terapia de conversión gay: un capítulo oscuro en atención de salud mental

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, lo hizo muerto justo cuando recientemente firmó una ley que prohíbe la terapia de conversión gay en menores de edad. Ya su prohibición pública ha sido impugnada dos veces en los tribunales del estado, pero hasta ahora los jueces parecen reconocer la sabiduría de la ley. La condena de Christie de esta práctica no ética y potencialmente dañina debería marcar el comienzo del final de uno de los capítulos más oscuros en la historia del tratamiento de la salud mental.

La terapia reparativa evolucionó en tres pasos.

• En 1952, la Asociación Americana de Psicología (APA) publicó el primer Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), con la homosexualidad incluida en la lista. No se eliminó hasta 1973, per se, y se retiró por completo en 1986.

• Las teorías se construyeron para apoyar la creencia de que la homosexualidad es un trastorno mental. Estas teorías involucraban procesos complejos e inconscientes que los profesionales de la salud mental no podían probar como verdaderos o falsos. Además, estas teorías no solo acusaron a los pacientes, sino también a sus familias, porque la crianza inefectiva fue y sigue siendo una explicación destacada de la homosexualidad.

• La profesión luego creó la tecnología terapéutica para tratar el "trastorno". Con los años, esta tecnología ha involucrado técnicas de una variedad de disciplinas, incluida la terapia de aversión. Y no solo los adultos se someten a este "tratamiento", sino también a los niños.

El consenso actual en el campo es que la teoría que subyace a la terapia reparativa es débil; la evidencia abrumadora es que la homosexualidad tiene una base principalmente biológica. Los principales problemas de salud mental asociados con la homosexualidad se pueden explicar adecuadamente por el estigma que enfrentan los miembros de la comunidad gay, lesbiana y bisexual. Además, la "evidencia" de la eficacia de la terapia reparativa no cumple con ningún estándar aceptado en el campo y generalmente ha sido desacreditada.

A pesar de que la profesión se retracta de su trabajo anterior, el daño persistente de esta política previamente duradera repercute en nuestra cultura.

La discriminación que las personas homosexuales, lesbianas y bisexuales continúan enfrentando no es simplemente el resultado de un grupo marginal de profesionales de la salud mental que adoptan un enfoque renegado del psicoanálisis y el tratamiento. De hecho, la discriminación ha sido defendida por organizaciones como NARTH (Asociación Nacional de Investigación y Terapia para la Homosexualidad), que consiste en psicólogos entrenados por programas de psicología clínica y con licencia de los consejos de la profesión.

Al permitir tales teorías en la práctica de la salud mental, le damos a la gente una razón para desconfiar de nosotros. Promover tales teorías y tratamientos sin fundamento es insensible y corre el riesgo de promover la discriminación. Permitir que esta práctica se realice en los niños es desmesurada.

Considere otras condiciones de salud mental, como depresión, obesidad y trastornos de la alimentación. El campo de la salud mental tiene una larga historia de malentender tales condiciones, solo para aprender más tarde que a menudo resultan de factores biológicos o culturales.

Como campo, los expertos en salud mental deben intensificar y hablar en contra de las teorías y prácticas como la terapia de conversión gay. No debemos parecer pasivos ni aceptar un tratamiento que haya sido tan dañino. De lo contrario, corremos el riesgo de causar que nuestra profesión tenga una influencia negativa en las personas que sufren de una variedad de condiciones de salud mental.

Como profesionales de la salud mental, deben hacer más que simplemente hacer declaraciones públicas. Las declaraciones son un buen comienzo, pero no alcanzan a remediar el daño que se ha hecho. Hay varias cosas que debemos hacer.

Primero, organizaciones como el Comité de Niños, Jóvenes y Familias de la APA deberían emitir declaraciones denunciando la práctica de la terapia de conversión gay.

Segundo, tales organizaciones deberían unirse a los esfuerzos de base para abolir estas prácticas para los niños en todos los estados.

En tercer lugar, los profesionales y las organizaciones pueden financiar y desarrollar programas basados ​​en la aceptación para lidiar con el estrés asociado con ser gay en esta cultura.

Debemos presentar un enfoque de la homosexualidad que sea imparcial y fundado en más que teorías. Como profesión, este es nuestro problema: si no lo limpiamos, corremos el riesgo de destruir uno de los principios fundadores de la medicina: no hacer daño.

El Dr. Michael A. Friedman es psicólogo clínico en Manhattan y miembro del Consejo Asesor Médico de EHE International. Sus puntos de vista son suyos. Siga EHE en Twitter @EHEintl, y contacte al Dr. Friedman en mikemcba@gmail.com.

Related of "Terapia de conversión gay: un capítulo oscuro en atención de salud mental"