Terrorismo, creencia y psicología

By Jebulon (Own work) [CC0], via Wikimedia Commons
Fuente: Por Jebulon (Trabajo propio) [CC0], a través de Wikimedia Commons

Esta Navidad, las creencias religiosas asociadas con este festival serán importantes para muchas personas. Sin embargo, las atrocidades terroristas asociadas con el llamado "Estado Islámico" actualmente están enfocando una atención considerable en otras creencias religiosas: tanto las de los perpetradores como las de la abrumadora mayoría de los musulmanes pacíficos.

Mientras tanto, los políticos de todas las tendencias responden profesando sus propias creencias y sugiriendo políticas a veces controvertidas. Y el público responde a estas sugerencias, en el proceso declarando sus propias creencias.

Todo esto es profundamente psicológico. Sin embargo, la psicología a menudo se esfuerza por decir mucho acerca de estos movimientos cotidianos de creencias. Las creencias religiosas y políticas parecen tener significados y significados, y estar sujetas a influencias y cambios, que los modelos psicológicos no incluyen adecuadamente. ¿Por qué es esto?

En parte es porque la psicología típicamente trata la creencia como nada más que un elemento de cognición. Y la cognición, a su vez, es tratada como todo, pero sinónimo de procesamiento de la información. En psicología, el cerebro a menudo es visto como una computadora fantásticamente complicada. La experiencia cotidiana es el resultado de esta computadora y su software asociado, funcionando sin problemas; Las experiencias inusuales o angustiantes son producto de fallas de hardware o errores de software. En consecuencia, muchos modelos psicológicos (de memoria, de cambio de comportamiento, de toma de decisiones, de problemas clínicos, etc.) se parecen a diagramas de flujo diseñados por ingenieros de software.

Este enfoque de la psicología ha generado cantidades significativas de investigación y muchas intervenciones prácticas. Una consecuencia menos útil, sin embargo, es que conduce a una noción de creencia que es mucho más rígida, autónoma y directamente informativa que las creencias que encontramos en la vida cotidiana. Mi libro "Feeling Bodies: personing psychology" (Cromby, 2015) explica cómo es esto.

En primer lugar, las creencias (religiosas, políticas o de otro tipo) no suelen ser totalmente rígidas. Esto no significa negar que se los mantenga comprometidos y se actúen de maneras profundamente profundas. Es simplemente para reconocer que la mayoría de las personas, en la mayoría de las circunstancias, moderan sus creencias según quiénes son y qué están haciendo. La creencia tiene principios y está modificada contextualmente, todo al mismo tiempo. Esta dualidad es difícil de conciliar con los modelos de procesamiento de información que tratan las creencias como variables de todo o nada.

En segundo lugar, las creencias son menos autónomas, menos individuales, de lo que muchos modelos psicológicos reconocen. Se derivan de la experiencia y se comparten (en forma amplia) dentro de las culturas y grupos: esta es la razón por la que con frecuencia se ejecutan en familias. Al mismo tiempo, su intercambio es variable, depende de la situación y está formado continuamente por relaciones y eventos. Esta es la razón por la transmisión familiar no es lineal, y algunos niños responden a las creencias de los padres al reaccionar en contra de ellos.

En tercer lugar, las creencias son menos informativas de lo que la psicología suele reconocer. En otras palabras, el contenido de la creencia nunca es solo un conjunto de ideas. Siempre es, al mismo tiempo, un complejo de sentimientos estrechamente relacionado con este grupo. La psicología generalmente trata la creencia como una variable de procesamiento de la información que luego puede interactuar con otras variables, incluidas las emocionales. Pero yo sostengo que es más correcto tratar la creencia como siempre consistente en sentimientos e ideas, ya unidos.

Este argumento sobre la creencia se basa en una amplia gama de pruebas e ideas. El trabajo de la filósofa Suzanne Langer es importante, junto con el trabajo reciente en neurociencia afectiva, ciencia de la emoción y ciencias sociales, así como en investigación psicológica. Requiere un concepto relativamente complejo de sentimiento que no lo trate simplemente como una palabra o aspecto de la emoción, y que ciertamente no lo considere simplemente irracional. Y, si es correcto, ayuda a explicar varios aspectos del momento presente.

En particular, una vez que reconocemos que las creencias religiosas, políticas y de otro tipo ya contienen un elemento de sentimiento necesario, la volatilidad de algunas creencias ante la indignación, la ira, la empatía y el miedo que produce el terrorismo se vuelve más fácil de comprender. Al mismo tiempo, la constancia de otras creencias también tiene sentido, porque entendemos que esas creencias están encerradas en su lugar por otros sentimientos, tal vez diferentes, pero sin duda más duraderos.

Al mismo tiempo, las formas en que las creencias de los políticos responden a estos eventos también son más comprensibles. Porque no solo están sugiriendo políticas: también están canalizando, organizando e incluso incitando sentimientos. De hecho, ya lo reconocemos cuando decimos que "los sentimientos se están agotando", que hay "intercambios acalorados", "debates enconados" o "sugerencias controvertidas".

La creencia, entonces, no es simplemente una cuestión de procesamiento de la información, una variable discreta y puramente cognitiva: también contiene un elemento significativo y no opcional de sentimiento. Los psicólogos pueden querer reconocer esto durante todo el año, no solo en Navidad.

Cromby, J. (2015). Sentir Cuerpos: encarnando la psicología. Londres: Palgrave.

http://www.palgrave.com/page/detail/feeling-bodies-embodying-psychology…

Muestra de capítulo disponible en:

https://www.academia.edu/14486170/Feeling_Bodies_embodying_psychology

Related of "Terrorismo, creencia y psicología"