Tiempo para trabajar juntos

No hay duda de que los problemas de salud mental a veces son polémicos. De hecho, no puedo pensar en otra área de cuidado de la salud en la cual los proveedores y los receptores de cuidado han estado en desacuerdo muchas veces sobre cómo mejorar nuestro sistema de cuidado.

¿Preferimos medicamentos o terapia de conversación? ¿Servicios clínicos o apoyo entre iguales? ¿Involucrar a las personas con los servicios o dejarlos solos? ¿Forzar a las personas resistentes a un tratamiento cuando son inestables o proteger sus derechos?

Algunas de estas batallas han estado sucediendo durante años, y muchas personas todavía están peleando en las batallas de hace cincuenta o cien años. Esas fueron ocasiones en las que podíamos ofrecer poco más que cuidado de custodia a personas con graves problemas de salud mental, y con frecuencia lo hacíamos en condiciones realmente aterradoras.

Este año, podríamos cambiar el diálogo, si de alguna manera podemos dejar atrás esas diferencias pasadas.

La legislación ya ha sido presentada en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por los Representantes Tim Murphy y Eddie Bernice Johnson que podrían comenzar a cambiar nuestro enfoque a la salud mental y las enfermedades mentales. Y la legislación pronto debería ser presentada en el Senado por el Senador Chris Murphy también.

Aquí está el contexto para estas propuestas.

Durante demasiado tiempo, nuestro enfoque de política ha sido esperar a que ocurran crisis o tragedias, y luego pensar en la salud mental y la enfermedad. Estas tragedias no siempre son tan dramáticas como vemos en los medios. Para miles como mi hijo Tim, son las tragedias de vidas arruinadas que se ven atrapadas en ciclos cada vez más repetitivos de falta de vivienda, encarcelamiento y hospitalización infrecuente.

Y durante demasiado tiempo, todos hemos peleado sobre cuáles deberían ser nuestras respuestas a esas crisis. ¿Deberíamos entrenar mejor a nuestros sheriffs? Crear tribunales de salud del comportamiento? ¿Mejorar nuestros servicios de salud carcelaria y penitenciaria?

Si lo piensas un poco, podrías preguntar por qué hemos tenido esa conversación.

Las enfermedades mentales graves son, después de todo, afecciones médicas, no solo una colección de malos comportamientos. ¿No deberíamos abordar estas condiciones más temprano utilizando personal de apoyo clínico y social, incluidos los compañeros, del mismo modo que lo hacemos con otras enfermedades crónicas como el cáncer?

¿Y no deberían los proveedores y las personas a las que sirven trabajar juntos para promover una vida y una recuperación más saludables?

Aquí es cómo podemos trabajar juntos.

Los temas que esperamos sean debatidos en el Congreso este año se enfocarán en la exploración temprana, en la identificación e intervención temprana con respecto a las preocupaciones de salud mental, en la integración de la salud y la atención de la salud conductual, y en la evaluación de programas y políticas para asegurar que llevan a las personas a la recuperación, no a enfermedades más serias y peores resultados.

Seguramente todos podemos estar de acuerdo en esto. Y si lo hacemos, esta podría ser una oportunidad histórica para cambiar la trayectoria de nuestras políticas nacionales de salud mental y cambiar las trayectorias de tantas vidas como la de Tim.

Related of "Tiempo para trabajar juntos"