Trauma, PTSD y distorsión de memoria

[Esta publicación fue coescrita por el Dr. Deryn Strange, profesor de psicología forense en John Jay College.]

Nuestros recuerdos no son reconstrucciones perfectas del pasado. En cambio, recordar un evento pasado es una combinación de procesos, uniendo muchos detalles por separado y haciendo inferencias para llenar los vacíos para crear un todo coherente. Normalmente, estos procesos inferenciales nos sirven, lo que nos permite tomar decisiones rápidas y precisas sobre lo que hemos visto y hecho. Pero ningún sistema basado en inferencias será 100% exacto.

Nuestros impulsos, prejuicios, estereotipos y expectativas actuales pueden afectar el proceso inferencial, distorsionando fundamentalmente lo que "recordamos". Si bien puede ser fácil aceptar que nuestros recuerdos de experiencias mundanas pueden distorsionarse de esa manera, las personas se han aferrado a la noción de que los recuerdos traumáticos son diferentes, están protegidos de cualquier tipo de distorsión de la memoria.

De hecho, la evidencia convergente demuestra que las experiencias de trauma, ya sea un evento único (por ejemplo, una agresión sexual) o una experiencia estresante sostenida que podría involucrar tipos de trauma múltiple (por ejemplo, experiencias en guerra) también son vulnerables a la distorsión de la memoria. De hecho, la distorsión de la memoria traumática parece seguir un patrón particular: las personas tienden a recordar experimentar aún más trauma de lo que realmente lo hicieron. Esto generalmente se traduce en una mayor gravedad de los síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) con el tiempo, a medida que el trauma recordado "crece". (Para los artículos de investigación que documentan esto, consulte las referencias citadas en esta publicación).

Public Domain
Fuente: dominio público

En pocas palabras, el exceso de recuerdos suele conducir a peores resultados de salud mental. En un ejemplo, Southwick et al. preguntaron los veteranos de Desert Storm a 1 mes y 2 años después de su regreso del servicio, si ocurrieron ciertos eventos durante ese servicio (por ej., experimentar fuego de francotiradores, sentarse con un colega moribundo). Encontraron que el 88% de los veteranos cambió su respuesta a al menos un evento y el 61% cambió más de uno. Es importante destacar que la mayoría de esos cambios fueron de "no, eso no me pasó a mí" a "sí, eso me sucedió a mí". No es de extrañar que este "exceso de recuerdos" se asoció con un aumento en los síntomas de TEPT.

¿Por qué sería esto? Desde una perspectiva evolutiva, no parece adaptativo recordar un evento como más traumático en el tiempo; eso aumentaría el dolor emocional y los síntomas paralizantes del PTSD, retrasando así la recuperación.

Una posible explicación es que, si bien los errores en sí mismos no son adaptativos, son un subproducto inevitable de un sistema de memoria por lo demás poderoso y flexible. Esto es algo así como el ACL humano: a pesar de que es un punto débil en nuestras rodillas, es una consecuencia de una adaptación positiva: el bipedismo. Es posible que los traumas que se recuerdan demasiado, al igual que otros tipos de errores de memoria, sean el resultado de una falla en algo llamado proceso de monitoreo de origen.

Brevemente, de acuerdo con el Marco de Monitoreo de Fuentes, las personas no almacenan los detalles de una experiencia en su memoria acompañados por etiquetas que especifican sus orígenes. Por el contrario, confían en la heurística, como lo familiar que se sienten los detalles del evento, para determinar si un detalle recordado realmente ocurrió o simplemente fue sugerido o imaginado. Fundamentalmente, el procesamiento posterior al evento, como la imaginación activa de nuevos detalles o la experimentación de pensamientos intrusivos no deseados, puede aumentar la familiaridad de nuevos detalles lo suficiente como para que las personas puedan reclamar equivocadamente esos nuevos detalles como rastros de memoria genuinos. Esto es distorsión de memoria.

Psychological Bulletin, 1993
Fuente: Psychological Bulletin, 1993

Para probar esa explicación, el laboratorio de investigación del Dr. Deryn Strange realizó un estudio en el que los participantes vieron un cortometraje que representa un accidente automovilístico realmente mortal en detalle gráfico. La película se dividió en una serie de escenas separadas separadas por metraje en blanco. Esos "espacios en blanco" representaban elementos faltantes, es decir, escenas que se habían eliminado. Algunas de esas escenas faltantes fueron traumáticas (por ejemplo, un niño gritando por sus padres), mientras que otras no fueron traumáticas (por ejemplo, la llegada del helicóptero de rescate). Veinticuatro horas más tarde, los espectadores volvieron para una prueba sorpresa probando su memoria de la película que se les mostró, así como sus pensamientos y recuerdos sobre la película en las últimas 24 horas.

Los participantes obtuvieron buenos puntajes en su capacidad para reconocer escenas que, de hecho, se habían mostrado como parte del video. Sin embargo, ¡aproximadamente una cuarta parte del tiempo, "reconocieron" escenas que en realidad no habían visto! Era mucho más probable que "sobre-recuerden" las escenas traumáticas que las no traumáticas, y lo hicieron con confianza.

Además, algunos espectadores informaron síntomas análogos al TEPT. Informaron que pensaban en las escenas traumáticas cuando no tenían la intención o el deseo (pensamientos intrusos) y evitaban cosas que les recordaban la película. Curiosamente, aquellos con los síntomas similares al TEPT eran más propensos que los demás a "sobre recordar" elementos traumáticos de la película que en realidad no habían visto. Esta es una prueba más de un vínculo entre los síntomas de TEPT y la distorsión de la memoria.

Si una falla en el monitoreo de la fuente fue responsable de la distorsión de la memoria, deberíamos poder ayudar a los espectadores a resolver las distorsiones de la memoria advirtiéndoles que los videos están incompletos (que faltan algunas escenas) antes de ver la película. Los espectadores estarían más "en guardia" en términos de su monitoreo de fuente.

En un estudio de seguimiento, el grupo de investigación del Dr. Strange confirmó que esto de hecho funcionó. Una vez más, encontraron que la formación de memoria falsa era más alta para las escenas traumáticas, en lugar de las escenas no traumáticas. Sin embargo, los espectadores a quienes se les advirtió que faltaba algo de contenido eran mucho menos propensos a "sobre recordar" escenas que en realidad no veían. Curiosamente, los espectadores a los que se les mostró un bloque de texto que describía las escenas que faltaban tenían más probabilidades de "sobre recordar".

Tomados en conjunto, estos datos argumentan que la falta de atención de la fuente de monitoreo puede conducir a la distorsión de la memoria y que estas distorsiones son más pronunciadas con recuerdos traumáticos. Si bien esto no responde a la pregunta sobre el valor evolutivo o el contexto, per se, proporciona un marco para comprender cómo ocurren estos errores mentales en el proceso de formación de la memoria, que opera con alta fidelidad en otros contextos. Puede ser que la avalancha de emoción y disonancia cognitiva que acompaña a los eventos traumáticos sobrecargue el procesamiento cognitivo necesario para ejecutar la heurística de la formación de la memoria. Sin esas heurísticas matizadas, el cerebro humano intenta cerrar el ciclo con elementos adicionales, reales o imaginarios.

¿Es esto puramente un error, una falla de un cerebro que evolucionó muy recientemente con estos nuevos poderes cognitivos? Tal vez. ¿O podría este proceso de formación de memoria falsa ser realmente adaptativo? Un beneficio biológico que podría resultar de la memoria distorsionada es que la recuperación exagerada del trauma podría servir para reforzar la aversión conductual a situaciones peligrosas.

Normalmente, nuestro miedo y aversión hacia algo peligroso mengua con el tiempo si no estamos expuestos a él repetidamente. La extraña peculiaridad de recordar eventos traumáticos como aún más traumáticos en el tiempo puede servir para mitigar esto. El miedo es un poderoso motivador y un mecanismo acondicionador muy importante para evitar el peligro.

El razonamiento evolutivo es algo como esto. En primer lugar, sabemos que las experiencias traumáticas en la guerra pueden llevar a un trastorno de estrés postraumático y a un temor paralizante de sacudidas y sonidos fuertes, una aversión que empeora, no mejora, con el tiempo. Si sustituimos el contexto de la guerra moderna por la sabana africana de la era del Pleistoceno, el valor biológico de esta aversión se vuelve más claro. Imagine la experiencia traumática de un cazador o un recolector. Un casi-error con un león, o una serpiente, o incluso un elefante enojado, podría resultar en recuerdos traumáticos. A través del "crecimiento" de la memoria traumática, el individuo estaría continuamente condicionado a ser extremadamente temeroso hacia ese peligro particular en el futuro, sin tener que estar realmente expuesto al peligro repetidamente. Podría producirse un fenómeno similar al PTSD y el sujeto experimentaría una evitación extrema del estímulo temido.

Esta forma de condicionamiento del miedo inducido por el trauma sería más resistente que un sistema genéticamente programado de predisposición al miedo (como los que los humanos podrían tener hacia serpientes y ratas) porque puede operar a nivel individual, en lugar de esperar a que ocurra un cambio genético adaptativo durante miles de años.

En resumen, el TEPT puede ser un mecanismo neurológico adaptativo, aunque torpe, para entrenar a las personas a evitar peligros muy graves, y la tendencia a "sobre recordar" el trauma podría ser la forma natural de garantizar que la lección no se olvide con el tiempo.

Related of "Trauma, PTSD y distorsión de memoria"