Tres signos que su adolescente necesita terapia

Incrustar desde Getty Images

Algunos niños pasan rápidamente por la adolescencia, con poca agitación. Para otros, la pubertad detona como una bomba de tiempo; una vez que se apaga, nada es lo mismo.

Como psicoterapeuta, me senté con muchos padres quebrantados de corazón mientras agonizan por el comportamiento de sus adolescentes, desconcertados por la metamorfosis.

"Ella era una niña tan feliz".

"Fue tan fácil".

"Solía ​​ser tan amable de corazón".

Desesperados por respuestas, los padres a menudo tienen un mal caso del "debería".

"Debería haber sido más estricto".

"Debería haber pasado más tiempo en casa".

"Debería haberlo visto venir".

O culpa de ADN:

"Es como su padre".

"Los hombres de mi familia son todos alcohólicos".

"La depresión corre en la familia".

Desafortunadamente, la culpa es un bálsamo calmante con una vida útil corta. Cualquier alivio que ofrece se desvanece y vuelve el malestar. Culpar a sus hijos por su comportamiento es otra solución defectuosa que garantiza que los conflictos van de mal en peor (vea Cómo pelear con adolescentes sin empujarlos).

¿Cuál es la angustia adolescente normal? ¿Cómo puede saber si su hijo necesita ayuda profesional?

Depresión de desarrollo vs. atípica en la adolescencia

En "The Handbook of Child and Adolescent Group Therapy" identifiqué dos tipos diferentes de depresión adolescente: una depresión del desarrollo vs. depresión atípica:

Depresión del desarrollo en la adolescencia

La adolescencia a menudo va acompañada de un período de aflicción desencadenado por una conciencia repentina de las fragilidades de la vida. A medida que los adolescentes ingresan en la depresión del desarrollo, se involucran en meditaciones inquietas sobre la muerte, lo que simboliza su pérdida de inocencia y su identidad infantil. La realización de la mortalidad, que los seres queridos y ellos mismos son vulnerables comienza a oscurecer su punto de vista.

Aunque la depresión del desarrollo causa malestar interno, también señala un nuevo capítulo en la vida de un adolescente en el que comienza a surgir un nuevo sentido del yo. Este malestar es normal y necesario; los adolescentes no pueden forjar un sentido coherente de sí mismos sin examinar estas inseguridades e incertidumbres. Deben combatirse las dos cuestiones clave de la depresión del desarrollo: identidad y separación e individualización. De lo contrario, los adolescentes permanecen atrapados en comportamientos obsoletos de la primera infancia, como rabietas o intimidación.

Se sugieren las siguientes características de la depresión del desarrollo en adolescentes:

  • Inestabilidad del estado de ánimo
  • Sentimientos de tristeza y melancolía
  • Pérdida de interés en algunas, pero no en todas las actividades placenteras
  • Ansiedad social
  • Fatiga ocasional, insomnio o hipersomnia
  • Ideación suicida infrecuente u homicida sin intención

Depresión atípica en la adolescencia

Las condiciones que exacerban la depresión del desarrollo y crean inestabilidades emocionales más serias resultan en una depresión atípica de los adolescentes. Generada por niveles crecientes de angustia emocional, la depresión atípica a menudo se desencadena por fuerzas disruptivas tales como:

  • Discapacidades de aprendizaje no diagnosticadas
  • Enfermedad y lesión
  • Trauma
  • Rechazo social
  • Conflictos parentales
  • Muerte de un ser querido
  • Dificultad financiera
  • Cambiando casas o escuelas.

A diferencia de una depresión del desarrollo, en la cual los adolescentes experimentan niveles tolerables de melancolía y luto, la depresión atípica abruma a los adolescentes con una desesperación abrumadora y una tensión psíquica abrumadora. Los sentimientos no bienvenidos de rabia, frustración, desesperanza o impotencia se recrudecen y con frecuencia dan lugar a estados de ánimo mercuriales, negatividad u obsesiones destructivas.

Los adolescentes que experimentan depresión atípica están absortos en una batalla psíquica para evitar las inseguridades indeseadas y participar en las defensas como la negación, la proyección o la disociación. Si bien estas defensas son útiles y necesarias, requieren mucha energía psíquica para mantenerse. Por esta razón, durante la depresión atípica, los adolescentes pueden parecer persistentemente fatigados, hipervigilantes o agotados.

Las características de la depresión adolescente atípica pueden incluir:

  • Estado de ánimo predominantemente deprimido o irritado
  • Pérdida de interés en actividades que una vez fueron agradables
  • Aislamiento social y ataques de pánico
  • Fatiga persistente, insomnio o hipersomnia
  • Sentimientos prolongados de desesperanza e indecisión
  • Cambios de humor severos
  • Ideación persistente suicida u homicida

Tres signos de que su adolescente necesita ayuda

A veces puede ser difícil saber si su adolescente padece una depresión de desarrollo o atípica. Aquí hay tres banderas rojas que demandan atención:

1. Daño a sí mismo

Si su adolescente se está cortando, golpeándose o lastimándose a sí mismo, esto es una señal de agitación emocional insoportable y desequilibrio psíquico. Las conductas autodestructivas pueden convertirse en hábito y aumentar con el tiempo.

2. Abuso crónico de sustancias

La experimentación con drogas de alcohol puede ser muy común en la adolescencia, pero si su hijo llega regularmente a casa borracho o drogado, se está echando raíces en un problema grave. Actúe de inmediato, especialmente si su familia tiene un historial de abuso de sustancias. Los adolescentes que sufren de depresión atípica tienen muchas más probabilidades de desarrollar problemas de abuso de sustancias. (Ver "La prescripción de adolescentes Med Abuse Skyrockets, Parents Clueless")

3. Ideación o intentos de suicidio

Siempre me sorprende cuando los padres no toman en serio las amenazas de suicidio o los intentos reales. Creen que pueden manejar la situación ellos solos o que su hijo "solo está siendo dramático". Con el aumento de las tasas de suicidio entre los adolescentes, especialmente entre las niñas, todos los intentos o amenazas requieren atención profesional.

Qué hacer si su adolescente sufre de depresión atípica

Cuando algo va mal con sus hijos, pedir ayuda puede provocar sentimientos de fracaso o vergüenza en los padres. Pero obtener ayuda para su hijo es un acto de compasión, no un signo de debilidad. Más importante aún, la depresión atípica, sin tratamiento, puede alterar negativamente todo el curso de la vida de su hijo.

En el Capítulo Ocho de WHEN KIDS CALL THE SHOTS, describo siete crisis de padres que enfrentan los padres y las acciones que pueden tomar para resolverlos. Los padres a menudo me dicen que se sorprendieron al descubrir cuánto apoyo hay disponible.

Para empezar, Internet ofrece infinitas oportunidades para consultar con profesionales, como líneas directas de crisis, grupos de apoyo, entrenadores de crianza, clases para padres, blogs para padres, libros y artículos. Hablar con el consejero escolar de su hijo también es una excelente manera de acercarse y pedir ayuda.

Para artículos y videos para padres, o para programar un taller de crianza, visite: www.seangrover.com

Related of "Tres signos que su adolescente necesita terapia"