Tus ojos revelan tus pasiones y riesgos

Si los ojos son la ventana hacia el alma, recientemente un grupo de científicos ha encontrado una forma de obtener una mejor visión del alma y lo que han visto puede revolucionar nuestra comprensión de por qué las personas se vuelven obesas, por qué juegan, quién abusará drogas, y quién contraerá la enfermedad de Parkinson o la esquizofrenia. Estos científicos, utilizando un método económico y no invasivo, han sido testigos del funcionamiento del neurotransmisor dopamina simplemente mirando a los ojos.

La electroretinografía es una herramienta oftalmológica bien establecida, económica y ampliamente disponible. Un paciente observa una máquina que envía una breve luz al ojo y luego monitorea la respuesta de la retina en la parte posterior del ojo. La retina es una extensión del cerebro y está compuesta de neuronas en una red compleja que inicia el proceso de visión. En respuesta a un destello de luz, una ola de actividad eléctrica cae en cascada sobre la retina. Los componentes de esta ola recibieron nombres de letras, es decir, a, b, c y d. Se ha demostrado que el tamaño de una de estas ondas, la onda c del cono, se correlaciona con la cantidad de dopamina que se libera en el centro de recompensa del cerebro en el interior de los lóbulos frontales.

La dopamina es la molécula de recompensa del cerebro. Cada vez que ve o come alimentos sabrosos, particularmente grasa, sal o azúcar, sus neuronas dopaminérgicas se vuelven muy activas produciendo una sensación de euforia y placer profundo que lo alienta a "volver a hacer eso". Estas mismas neuronas se vuelven muy activas cuando las personas toman drogas de abuso, como la metanfetamina o la cocaína. También se vuelven activos cuando tienes relaciones sexuales o comes chocolate. Todos los humanos realmente disfrutan haciéndoles cosquillas a estas neuronas para que actúen.

Usando la electrorretinografía, estos científicos pudieron monitorear a través de la liberación de retina de dopamina dentro de los cerebros de sus pacientes a los que se les administró un medicamento similar a la anfetamina o un brownie de chocolate para comer. Informaron en la revista Obesity (junio de 2013) una correlación altamente significativa entre el tamaño de la onda b en la retina y la estimulación oral con un alimento alto en azúcar / alto en grasa que era idéntico a la respuesta de los cerebros a una anfetamina droga.

Las personas obesas que comen compulsivamente pueden hacerlo porque la recompensa oral que experimentan al comer alimentos ricos en grasa y azúcar es mucho mayor que la de las personas no obesas. Los cerebros de los esquizofrénicos responden a fármacos similares a las anfetaminas con una liberación mucho mayor de dopamina que los no esquizofrénicos. Se cree que las personas que están destinadas a desarrollar la enfermedad de Parkinson tienen menos neuronas dopaminérmicas mucho antes de que aparezcan sus síntomas. Se cree que los jugadores y las personas que se sienten atraídos por los deportes de riesgo u otras conductas tienen una mejor respuesta de dopamina a estas actividades.

Usar este examen ocular no invasivo y ampliamente disponible para investigar y caracterizar el sistema de recompensa más importante del cerebro podría ofrecer a los proveedores de atención médica y psicólogos la oportunidad de intervenir y proporcionar tratamientos preventivos antes de que los síntomas de estas afecciones empeoren.

Derechos de autor por Gary L. Wenk, Ph.D., autor de Your Brain on Food (Oxford Univ Press)

Related of "Tus ojos revelan tus pasiones y riesgos"