Un tiempo para decidir

Micah se sentó en el sofá de mi oficina y miró a su alrededor con escepticismo, como si no pudiera recordar lo que estaba haciendo allí. "No tengo nada de qué quejarme", fue lo primero que me dijo. "Tengo un buen trabajo, una buena educación y padres realmente comprensivos". ¿Por qué debería ser infeliz? "Pero no era una pregunta retórica. En lugar de mirar hacia la puerta o ignorar la idea de la terapia, me miró directamente a los ojos, como si me retara a descubrir de qué tenía que hablar.

Demeter Attila / Pexels, CC0 license
Fuente: Demeter Attila / Pexels, licencia CC0

Tardó un tiempo en sacar a colación la historia * de Micah. Tenía treinta y un años, era hijo de una familia acomodada del Medio Oeste, y se le consideraba muy dotado desde una edad temprana. Después de graduarse en una universidad de élite, se mudó a Nueva York con un plan para encontrar trabajo como ingeniero de software, el primer paso, se imaginaba, en una carrera lucrativa. Sin embargo, en el primer trabajo de Micah se sintió insignificante y marginado, por lo que después de un corto tiempo abandonó y encontró otro. Esta vez llegó a ser gerente de proyectos después de solo unos meses. Pero el trabajo era crónicamente estresante, con docenas de pequeñas decisiones que tomar cada día, y aunque parecía estar alineado con sus objetivos, no lo inspiraba. Cuando se le ofreció otro ascenso, no estaba seguro de si debía aceptarlo. Micah había comenzado a sospechar que no le gustaba mucho el verdadero trabajo diario de su carrera planificada.

En la esfera social, la historia de Micah llegó a una nota similar. Tenía una novia desde hacía mucho tiempo, pero después de mudarse a la ciudad de Nueva York su relación se convirtió en una relación de larga distancia, y la rutina del viaje de fin de semana dos veces al mes dejó a Micah desencantado. Había estado buscando un nuevo compañero con aplicaciones de citas como OKCupid y Hinge, y admitió que había tenido mucho sexo, pero habló de estas citas sin entusiasmo. Micah no podía entender por qué él, de todas las personas que conocía, aún no se había enamorado. Podía ver en Instagram que la mayoría de sus amigos de la universidad se casaban, y cada vez que recibía otra invitación de boda, se sentía aún más solo y más superficial.

Micah se había mudado a Nueva York con grandes expectativas, imaginando que cada paso lo acercaría inevitablemente a sus metas profesionales y personales. En cambio, se encontró sumido en la duda: tenía muchas opciones, pero ninguna parecía la correcta. Cuando comparó la realidad de su vida con las metas que había establecido, vio un abismo enorme y ensanchado, que se veía aún más amplio cuando Micah se comparaba con sus contemporáneos, quienes parecían estar estableciendo carreras y parejas románticas. Instagram, para Micah, funcionaba como una plataforma de publicidad personal, convirtiendo la vida de sus amigos en objetos de envidia.

Después de algunas sesiones, decidí arriesgarme a una interpretación. "Es difícil trabajar con todas estas posibilidades", dije simplemente. Hablé con Micah sobre su camino de la certeza a la incertidumbre, de una infancia idealizada y rica en posibilidades a su actual y complicada realidad. Micah enfrentaba un momento de la vida en el que comprometerse con una opción: un trabajo, una habilidad, un compañero, también significaba no elegir a todos los demás. Imaginé un pasillo lleno de puertas, cada una de ellas entreabierta. El problema para Micah era que, aunque quería explorar qué había detrás de cada uno, solo podía elegir unos pocos, y cuando lo hacía, los demás se cerraban lentamente. Mientras hablábamos de esto, Micah lentamente se hundió en su silla. Reconoció que era difícil hacer elecciones cuando cada uno venía con tanto costo de oportunidad. Con demasiadas opciones atractivas para elegir, ya no sabía cómo elegir las que quería.

Como psicólogo, he trabajado con muchos profesionales jóvenes con problemas como el de Micah. Han llegado al momento de la vida cuando sus decisiones no se pueden revertir fácilmente, a diferencia de una carrera universitaria, una mala compañera de cuarto o una relación casual. A esta edad, sus elecciones pueden llevar a consecuencias a largo plazo. Se sienten afortunados de tener tantas ventajas, pero con las innovaciones tecnológicas continuamente colocando nuevas opciones al alcance de la mano, esta falta de restricciones puede dejarlos paralizados. En la terapia, los pacientes como Micah a menudo necesitan volver a los primeros principios: hablar sobre por qué quieren lo que quieren, en primer lugar. Una vez que se sienten más cómodos con sus objetivos reales, incluso si estos objetivos no son lo que creían que querían, están en mejores condiciones para avanzar hacia su logro.

Micah me sorprendió en sesión un día cuando me dijo que estaba bastante seguro de que se casaría con su novia actual. "Creo que estoy enamorado de ella", dijo, encogiendo el sentimiento con una sonrisa. Había luchado durante semanas para saber si se sentía cómodo con todas sus peculiaridades, pero ahora, dijo, sabía lo suficiente sobre lo que quería poder decir que ella era. A Micha todavía no le gustaba mucho su trabajo, pero había estado pensando en hacer un movimiento lateral a una compañía similar que hizo mucho más trabajo para la caridad. De esa manera, razonó Micah, incluso si no terminara haciendo un trabajo prestigioso o emocionante, podría sentirse bien acerca de cómo obtuvo su salario. "Y eso es algo que siempre he querido, también", dijo Micah. "Más o menos", agregó, con una sonrisa.

* Micah es un paciente compuesto. Todos los detalles de identificación han sido modificados por razones de confidencialidad.

Related of "Un tiempo para decidir"