Una disculpa inesperada de un ladrón de bicicletas

Aquí hay una historia de disculpa muy breve que involucra una bicicleta robada. Aunque Why Will not You Apologize nos enseña a curar heridas y traiciones en relaciones reales, esta es una historia sobre una disculpa de una vez entre extraños.

A mi amigo Rick le robaron su bicicleta de su garaje en el centro de Lawrence. Este fue un gran problema, pero a diferencia de la historia de la mayoría de los robos de bicicletas, tuvo un final feliz. Rick me describió el incidente de la siguiente manera:

"Alrededor de las cuatro de la madrugada me desperté con un ataque de apoplejía porque no podía creer que alguien me hubiera robado la bicicleta justo antes de irme de vacaciones. Salí con la esperanza contra toda esperanza de que la bicicleta estaría de vuelta en el garaje. No era. Pero luego miré en el camino de entrada y allí estaba, en toda su belleza robada. Fue la respuesta a mis oraciones ".

Más sorprendente aún fue la simple nota manuscrita pegada a la bicicleta. Parecía escrito por alguien que tenía poca educación formal. Decía: "Me disculpo tanto por llevar tu bicicleta. Estaba borracho y tonto. Y lamento no tener el valor de decírtelo en persona ".

Me conmovió esta sincera expresión de responsabilidad y remordimiento ofrecido a mi amigo. Mientras dice: "Estaba borracho y tonto", no se desliza en "la botella me obligó a hacerlo".

El autor de esta nota no esperaba una relación restaurada ya que no había ninguna para comenzar. Tampoco estaba dando vueltas para conseguir una sonrisa o una palmadita en la espalda del dueño de la bicicleta. No obtuvo nada tangible de su disculpa; de hecho, había cierto riesgo de que volviera a la escena del crimen para devolver las pertenencias robadas.

No necesitamos ser expertos en el negocio de la disculpa para reconocer cuándo "lo siento" proviene del corazón, y de un simple deseo de hacer lo correcto.

Me conmovió la nota, que me recordó que a veces el único motivo detrás de una disculpa es el deseo de restaurar la integridad, de sanar la relación con uno mismo. ¿Y qué es más importante que eso?

Related of "Una disculpa inesperada de un ladrón de bicicletas"