Una exploración de los sentimientos en el desarrollo de bebés y niños

Para continuar con nuestro último boletín informativo: Estamos explorando lo que llamamos La Revolución en el Desarrollo Infantil e Infantil y los tres pilares de esta revolución: Sentimientos, Inteligencia y Lenguaje. Actualmente estamos inmersos en el examen de los sentimientos.

Los sentimientos son un regalo de la naturaleza para nosotros. Nos motivan a actuar y proporcionan un medio de comunicación.

¡Feliz crianza!

Dr. Paul

_________________________________________________________________________

Sentimientos

¿Qué son los sentimientos?

Sin embargo, de inmediato nos encontramos con un problema: ¿qué son los sentimientos? Sentimientos, emociones, afectos: estos han tenido muchos significados diferentes para muchos filósofos, investigadores y médicos diferentes. ¿Se refieren a nuestra experiencia subjetiva? O manifestaciones de comportamiento? ¿Consciente o inconsciente? Como señaló Knapp (1987): "Esta literatura abarca una amplia variedad de definiciones, enfoques y datos … la psicología en su conjunto habla sobre la emoción en muchas lenguas diferentes" (p. 205-6).

Algunas de las sutiles diferencias en términos pueden surgir a medida que discutimos la historia y la investigación de la vida emocional. Pero, para nuestros propósitos aquí, sugiero que usemos estas palabras indistintamente en su significado cotidiano. "Afecto" es un término más técnico que los demás. Afecto tiende a referirse a las manifestaciones preverbales más tempranas de los sentimientos que son respuestas biológicas a los estímulos (como expresiones faciales específicas vistas en el niño preverbal). Sin embargo, incluso el término afecto se usa ampliamente para referirse a aspectos de nuestra vida emocional más compleja, es decir, mezclas de sentimientos. Entonces, de nuevo, en su mayor parte, estos términos se usarán indistintamente en su significado cotidiano.

La historia del estudio de los sentimientos

¿Cómo da sentido a la historia de la exploración de los sentimientos, a los filósofos antiguos y más recientes, al desarrollo de la psiquiatría, a la expresión de las emociones a través de la literatura y el arte? En muchos sentidos, las preguntas eran similares a las que formulamos hoy: ¿qué son los sentimientos? ¿Cómo se disparan? ¿Cómo se relacionan los sentimientos con las sensaciones corporales? ¿Qué sustancias en el cuerpo y estructuras en el cerebro resultan en lo que llamamos sentimientos?

Sin embargo, el problema para quienes estudian las emociones antes de mediados de 1800 fue significativo, es decir, la ausencia de datos. En particular, la literatura filosófica temprana y actual sobre las emociones es increíblemente limitada debido a esta falta de datos, especialmente datos sobre el desarrollo del bebé y del niño. Para aquellos lectores que desean una hoja de ruta con la cual comenzar a explorar el trabajo anterior en mayor profundidad, autores como Plutchik (1962), Knapp (1987), Panksepp (1998) y Cavell (2003) hacen un trabajo admirable de comenzar a llenar en esta historia desde perspectivas filosóficas, psicológicas y neurofisiológicas.

Después de 1850

La imagen cambió significativamente en la segunda mitad del siglo XIX. En ese momento, surgieron dos gigantes que cambiaron para siempre la forma en que vemos nuestro mundo externo e interno: Charles Darwin (1809-1882) y Sigmund Freud (1856-1939).

Charles Darwin

En 1859, Darwin publicó el Origen de las especies en el que presentó sus datos sobre la evolución. En 1872, publicó La expresión de las emociones en el hombre y los animales. En este libro, se basó en sus datos evolutivos y sugirió que la expresión de las emociones de los humanos era bastante similar a las expresiones fisiológicas y las reacciones de los animales. Darwin estaba al tanto de alguna tecnología emergente en el estudio de la musculatura facial en humanos, y exploró en detalle las expresiones faciales de humanos y animales, el flujo sanguíneo, los movimientos corporales y otros comportamientos.

Los capítulos de Expression incluyen temas como llanto, ansiedad, dolor, abatimiento, desesperación, alegría, devoción, mal genio, mal humor, desdén, disgusto, sorpresa, miedo, horror, vergüenza y rubor. El argumento de Darwin era que, aunque por supuesto solo podemos suponer lo que los animales pueden estar experimentando, las manifestaciones externas y las reacciones conductuales de los animales suelen ser bastante similares a las que se observan en los seres humanos: los humanos que pueden informar subjetivamente sus experiencias emocionales. Darwin señala el camino hacia un sistema de expresión emocional heredado e integrado.

Sigmund Freud

Sigmund Freud, que conocía e influía a Darwin, estaba interesado en los sentimientos y en la patología que parecía estar relacionada con estos sentimientos. En particular, el trabajo de Freud lo llevó a apreciar la importancia de los sentimientos que estaban fuera de la conciencia del individuo, es decir, los sentimientos inconscientes. Al centrarse en los sentimientos conflictivos, tanto conscientes como inconscientes, Freud pudo dar sentido a una variedad de fenómenos cotidianos (resbalones de la lengua y la pluma, sueños, olvidos, etc.) y trastornos psicológicos, como fobias, pensamientos obsesivos, conductas compulsivas y reacciones de conversión (p. ej., parálisis de un brazo sin base neurológica).

A principios del siglo XX, por primera vez, los médicos pudieron tratar exitosamente a las personas con fobias, reacciones de conversión y conductas compulsivas al hablar con ellos y ayudarlos a comprender sus sentimientos. Al mismo tiempo, un grupo de pioneros psicológicos comenzó a tener un éxito similar al trabajar con niños y sus sentimientos. Estos pioneros tenían nombres como Hermine Hug-Hellmuth, August Aichhorn, Anna Freud (hija de Sigmund), Melanie Klein, y, un poco más tarde, Margaret Mahler, René Spitz y Donald Winnicott.

El trabajo de Freud también demostró la importancia de los primeros años en la formación de la estructura de la personalidad. En su época, Freud sugirió que los conflictos en torno a la sexualidad y la ira eran los principales responsables de los tipos de enfermedad que trataba. Depende de los médicos e investigadores posteriores ayudarnos a comprender con mayor sofisticación la variedad de sentimientos que existen, cómo se relacionan los sentimientos con los impulsos biológicos (como la sexualidad, el hambre, etc.), el impacto de las experiencias tempranas, la relación entre la conciencia y el procesamiento inconsciente, y las estructuras y vías neurobiológicas responsables de los sentimientos.

Este breve resumen nos lleva bien en el siglo XX. En nuestro próximo boletín, completaremos nuestra breve descripción de la historia del estudio de los sentimientos. Comenzaremos con un aspecto del debate de la naturaleza y la crianza, tal como se desarrolló entre la universalidad de los sentimientos y el relativismo cultural.

Referencias para lectores interesados:

  • Cavell M (2003). La inteligencia de las emociones: una visión desde la filosofía. Journal American Psychoanalytic Association 51: 977-994.
  • Darwin C (1872). La expresión de las emociones en el hombre y los animales. Tercera edición, P. Ekman, ed., Nueva York: Oxford University Press, 1998.
  • Freud S (1901). La psicopatología de la vida cotidiana. Edición estándar, Volumen VI. Londres: The Hogarth Press.
  • Knapp PH (1987). Algunas contribuciones contemporáneas al estudio del afecto. Journal American Psychoanalytic Association 55: 205-248.
  • Panksepp J (1998). Neurociencia afectiva: la base de las emociones humanas y animales. Nueva York: Oxford University Press.
  • Plutchik R (1962). Las emociones: hechos, teoría y un nuevo modelo. Nueva York: Random House.

DR. LIBRO DE PAUL HOLINGER Lo que dicen los bebés antes de que puedan hablar

Related of "Una exploración de los sentimientos en el desarrollo de bebés y niños"