Usted es el "primer verbo" de su hijo

¿Cuál es el "primer verbo" de un niño?

Aquí el primer verbo significa padre. Es el cuidador como un modelo de rendimiento. El cuidador principal es el objetivo de la atención de un bebé. Pensar en el niño como "sujeto" hace que pensar en el padre como "verbo" sea colorido y lleno de significado. El "verbo" describe lo que el sujeto está haciendo o debería estar haciendo. Los padres a los ojos de los niños son "figuras de acción". Trabajan, sugieren movimiento, muestran dirección, guía, vinculan al niño con un objetivo e infunden significado a la relación.

ALIMENTACIÓN SOSTENIENDO CANTO QUE CONTIENE …, ¡agregue el resto al marco de la pintura!

Parenting Landscape, oil, F.J.Ninivaggi
Fuente: Paisaje para padres, aceite, FJNinivaggi

La pintura adjunta, Parenting Landscape , insinúa un trasfondo neutral sobre el cual los muchos estilos de crianza efectiva se pintan con el tiempo. Parenting es "uno", sin embargo, se expresa como una variedad infinita de retratos familiares. Los términos de acción (alimentar, sostener, jugar, sonreír, etc.) enmarcan el retrato de la familia.

¿Cuál es el "primer verbo" de un niño?

Aquí el primer verbo significa padre. Es el cuidador como un modelo de rendimiento. El cuidador principal es el objetivo de la atención de un bebé. Pensar en el niño como "sujeto" hace que pensar en el padre como "verbo" sea colorido y lleno de significado. El "verbo" describe lo que el sujeto está haciendo o debería estar haciendo. Los padres a los ojos de los niños son "figuras de acción". Trabajan, sugieren movimiento, muestran dirección, guía, vinculan al niño con un objetivo e infunden significado a la relación.

La pintura adjunta, Parenting Landscape , insinúa un trasfondo neutral sobre el cual los muchos estilos de crianza efectiva se pintan con el tiempo. Parenting es "uno", sin embargo, se expresa como una variedad infinita de retratos familiares. Los términos de acción (alimentar, sostener, jugar, sonreír, etc.) enmarcan el retrato de la familia.

¿Por qué esta nueva metáfora?

Aprender del ejemplo es la última consideración de crianza discutida en esta serie. Esta forma de cuidado tiene el poder de imprimir a un niño recuerdos inolvidables que duran toda la vida. Aprender del ejemplo viviente es un aprendizaje basado en las emociones que comienza en el período preverbal de la infancia. Se basa en el desarrollo del lenguaje en los niños pequeños y preescolares. Aludir al poder que los verbos tienen sobre sus sujetos transmite por analogía la fuerza del ejemplo de los padres. Una fuerte perspectiva de desarrollo se extiende a través de este artículo. Los ejemplos de la vida real muestran cómo el aprendizaje emocional comienza en el nacimiento y luego se desarrolla.

Tres tipos de personalidad de forma emocional de aprendizaje

Ejemplo, imitación e identificación son tres mecanismos diferentes de aprendizaje en los niños. Fluyen a través de la sensibilidad transaccional, el intercambio exquisitamente sutil de información consciente y no consciente entre los miembros de la familia, particularmente padres e hijos.

La importancia vital del ejemplo de los padres en la crianza de los hijos es clave para la perspectiva biomental. La primacía del ejemplo es axiomática. Los niños, hasta los siete años, naturalmente imitan a los padres. También imitan mucho del ambiente circundante. Los niños son testigos naturales y observadores. Imitan lo que ven y oyen. Cómo se discutirá esto.

El desarrollo de una personalidad

Al nacer, tres plantillas biomentales impulsan la formación de la personalidad: (1) crecimiento, (2) desarrollo madurativo y (3) desarrollo. El crecimiento y el desarrollo madurativo son en gran parte genéticos, constitucionales y disposicionales. Están influenciados por el temperamento innato y son lo que el niño aporta al mundo: el componente de la "naturaleza". Si bien es difícil de medir y predecir con precisión en qué se convertirá, es importante para determinar el curso de la vida.

La plantilla de desarrollo es flexible y está abierta al aprendizaje. Formas "Nurture". Su primer idioma es la emoción. El desarrollo está exquisitamente contorneado por el aprendizaje emocional a través de la identificación imitativa alimentada por el ejemplo viviente.

El crecimiento, la maduración y el desarrollo contribuyen a la persona en que uno se convierte. Cada uno juega un papel y su interacción crea un individuo único. Las etiologías de la naturaleza-nutrición son muy difíciles de separar. Ninguno solo determina la personalidad.

Los niños llegan al mundo con estilos y preferencias reconocibles: temperamentos. Los niños eligen experiencias y están expuestos a una variedad de experiencias. Las sensibilidades emocionales pueden hacer que todo esto sea vívido y significativo. También ocurren eventos inesperados y consecuencias imprevistas. La formación de la personalidad es una curiosa mezcla de estabilidad y fluidez.

El desarrollo del aprendizaje emocional en la infancia y en la etapa preescolar

Si bien la capacidad de impresión de los niños es un hecho familiar, aclarar los detalles agrega precisión. El niño completo y el infante entero aprenden principalmente al ver y escuchar al cuidador como una persona total. En los primeros años, las emociones son el vehículo que motiva y cristaliza el aprendizaje. La cognición, las ideas en lugar de los sentimientos, es importante, pero no se aborda aquí.

El aprendizaje emocional está codificado claramente tanto por el condicionamiento convencional como por la memoria declarativa relacionada con los hechos. Sin embargo, sería un error considerar estos procesos diferentes como mutuamente excluyentes. El aprendizaje emocional aumenta la carga motivacional en el funcionamiento cognitivo ejecutivo. Las habilidades ejecutivas mejoradas por la emoción facilitan el desempeño actualizado.

Por ejemplo, la imitación significa reproducir lo que uno ve y oye; es mímica de hormigón. La imitación sigue el ejemplo directo y la demostración real. La imitación sugiere una replicación consciente o consciente. En situaciones de prueba, la imitación se muestra a los veinticuatro meses.

El término copiar, más sofisticado que la imitación, denota una duplicación más independiente y autodirigida de lo que se ve y escucha. No requiere demostración preliminar ni ejemplo viviente. La "copia" utilizada aquí incluye reproducir algo de material impreso, por ejemplo, copiar un círculo con una imagen de un círculo. También puede ser el resultado de algo recordado. En situaciones de prueba, se muestra a los treinta y seis meses. La imitación y la copia son rutinarias con poca relevancia emocional.

El término identificación, por el contrario, es el verbo psicológico humano que causa impresiones y recuerdos en la mente del niño. Más básica y primitiva que la imitación y la copia, la identificación psicológica es una internalización no verbal e inconsciente de la experiencia interpersonal emocionalmente cargada. Comienza en los primeros meses de vida cuando la visión, el gusto y el tacto están más desarrollados que otros sentidos. Dicho de otra manera, este aprendizaje es emocional y sensorial, no conceptual ni verbal. ¡Comienza al nacer!

La identificación abarca la internalización automática e implícita en la memoria de un evento personal significativo. Este modo de adquisición caracteriza la vida no verbal despierta en la infancia. Después de la primera infancia, la identificación se acompaña de una imitación consciente e intencionalmente guiada y una copia autodirigida; el lenguaje entra en juego y tiene significado. La identificación, sin embargo, caracterizada por una absorción interpersonal emocionalmente cargada, sigue siendo el primer conducto de aprendizaje a todas las edades.

El ejemplo viviente por identificación es el verbo que forja huellas en la memoria de los niños.

En resumen: debido a que los términos "imitación" y "copia" se refieren a actos externos concretos, el término "identificación" se refiere a la internalización psicológica implícita de eventos interpersonales emocionalmente cargados. Las huellas de identificación internalizadas se integran en la vida mental y reaparecen automáticamente en el comportamiento cotidiano. Los niños aprenden no solo escuchando lo que los padres dicen y enseñan a través de las palabras, sino principalmente identificándose con un ejemplo de los padres. Los niños siempre aprenden, de los padres. Esto ocurre en silencio, ¡no se necesitan palabras!

Ejemplos de desarrollo

Un ejemplo de desarrollo de la imitación es la capacidad de los veinticuatro meses de dibujar una línea vertical después de ver la demostración explícita de otra. Aproximadamente a los treinta y seis meses, cuando el desarrollo se vuelve más complejo y competente, el niño de tres años no solo imita el dibujo de esta forma básica, sino que también puede copiar un círculo, no por el ejemplo de una persona, sino simplemente por una representación estática, como desde formas en una página.

Cuando las personas usan la palabra "imitación" de manera casual, abreviatura para sugerir la noción más compleja de identificación imitativa (persona a persona), más que mera mímica. En este artículo, la imitación de términos no técnicos significa identificación imitativa formal, que presume que la identificación es su proceso psicológico subyacente. La identificación imitativa es técnicamente el proceso de "identificación" y ocurre más intensamente durante los primeros años. Esta identificación tiene su inicio en los primeros seis meses de vida y se fortalece con la edad.

Por lo tanto, en la primera infancia antes de los seis o siete años, la incorporación inconsciente de aspectos de otra persona establece el "aprendizaje" del niño por parte de los adultos. En este proceso, el niño como "identificador" se parece más a la otra persona de quien está aprendiendo. Durante la identificación imitativa, el niño primero nota la similitud entre él y ella y el otro y ve un atributo que se ve como deseable; el niño psicológicamente "le da claves" a esto, se identifica con él y lo convierte en una parte integral de su personalidad, actitud y comportamiento.

Estos pasos también están acompañados por la capacidad de expansión gradual para una mayor conciencia y pensamiento consciente. En los años preescolares, de tres a cinco años, la identificación imitativa va acompañada de grados aún mayores de imitación consciente y reflexiva.

Por ejemplo, a los preescolares les encanta dibujar imágenes de casas, familias, perros y gatos de memoria. También juegan juegos de simulación como imitar a mami con un bebé, a papá conduciendo un automóvil, y así sucesivamente. Una base en la identificación automática, no consciente siempre se mantiene y se refleja en los dibujos. Muchos padres comienzan a reconocer la necesidad de cambiar aspectos de sus propios comportamientos de larga data a medida que los niños comienzan a reflejarlos y a imitarlos de maneras obvias, a veces poco halagüeñas, durante esta etapa del desarrollo preescolar.

Facilitar el aprendizaje emocional en los años preescolares

Desde el nacimiento hasta alrededor de los siete años, los niños aprenden principalmente a través de la identificación y la imitación, no por instrucción orientada intelectualmente. Las presiones resultantes del valor desorbitado de hoy en día sobre la velocidad, la eficiencia y la aceleración pueden ser estresantes. Los sonidos de padres que les dicen a sus hijos "¡Date prisa!" Son acontecimientos muy familiares en la vida familiar contemporánea. Reconocer los posibles resultados de esta mentalidad apresurada requiere que los cuidadores den un paso atrás y vuelvan a evaluar las prioridades de una manera consciente.

La crianza perceptiva sigue siendo consciente cuando un padre se da cuenta de que la tecnología moderna no debe reemplazar la expresión no técnica de la humanidad de las personas como madres, padres y personas de "carne y hueso". Por ejemplo, cuando los niños ven cómo los adultos hablan entre sí y negocian, cómo preparan comidas, cómo hacen las tareas domésticas, cómo cuidan un jardín, conducen un automóvil, tienen una ocupación y tratan a los niños, estos ejemplos vivos se recuerdan y se usan como modelos para comportamientos futuros.

Enseñar a niños menores de siete años mediante discusiones didácticas puede ser parte de ayudarlos a aprender, pero es secundario en términos de efectividad. Aprender por imitación y mediante actividades de movimiento que incluyen el cuerpo físico sigue siendo el principal. No es útil y puede ser ineficaz enseñar a niños menores de siete años utilizando únicamente métodos intelectuales. Teniendo en cuenta al niño en general, un énfasis excesivo en la instrucción intelectual directa puede producir resultados desequilibrados.

En pocas palabras, las principales formas en que los padres pueden ayudar a los niños a aprender incluyen hacer, leer y permitir a los niños tiempo para participar en juegos libres y relativamente no estructurados para observar e identificarse con adultos responsables. Este enfoque mejora la alfabetización epistemofílica: el refinamiento interno de un amor por el conocimiento. También sienta las bases para futuras expresiones elaboradas que surjan de la creatividad y el liderazgo.

Sensibilidad transaccional y empatía

La sensibilidad transaccional denota un punto focal de compromiso interdependiente. Comprende el intercambio de información consciente y no consciente, especialmente la comunicación de expectativas y necesidades psicológicas. Estos enfoques atentos abarcan elementos fuertes de pausa mental, toma de perspectiva y empatía en niños, adolescentes y adultos en desarrollo. La empatía experimentada disminuye el ruido de interacción extraño. Al poner en práctica la sensibilidad transaccional con los niños, se identifican con ella y desarrollan las raíces de la toma de perspectiva y la empatía.

La empatía se basa en la escucha intuitiva y el proceso de comprensión emocional y cognitiva. Escuchar y comprender son los motores que impulsan la sensibilidad transaccional. A medida que la empatía se expande con el tiempo y la autorreflexión, surgen ideas más conscientemente desarrolladas. El desarrollo infantil biológico pone gran énfasis en la riqueza de la empatía. El ejemplo viviente refuerza la empatía.

Los niños son buenos observadores. Observan e interiorizan cuidadosamente las actitudes emocionales de los padres, el tono del lenguaje, la expresión, el gesto, la postura y los comportamientos. Todo este proceso se comunica y se asimila. La participación recíproca y activa en la promoción de conductas deseadas refuerza esta práctica.

Ejemplo parental: The Premier Action Verb

La crianza efectiva resulta no solo de cómo los padres enseñan a los niños, sino también de cómo los niños aprenden de estas estrategias de crianza. Los primeros dos artículos de esta serie sobre crianza discutieron dos enfoques decisivos de los padres: cuidado y disciplina. Este último artículo analiza el ejemplo viviente como la estrategia de enseñanza más poderosa y duradera.

El ejemplo de los padres, que muestra comportamientos adecuados, habla mucho más fuerte que el precepto, la regla y la instrucción verbal. La frase "Tú eres el mensaje" denota ejemplo viviente. Dicho de otra manera, la crianza de los hijos no es simplemente una serie de demandas; es un flujo continuo, vivo, cálido y comunicativo de preferencias directivas que se ofrecen para guiar el desarrollo de un niño. Aunque aquí está delineado a partir del cuidado y la disciplina, tanto el cuidado como la disciplina están incrustados en el ejemplo viviente y "lo dan vida".

El ejemplo es la principal herramienta que los padres pueden usar para amar, nutrir, mejorar el contorno y facilitar el desarrollo saludable de sus hijos. El ejemplo viviente determina en gran medida el buen comportamiento y la forma de desempeñarse con éxito en situaciones concretas.

El "tú" compuesto es el mensaje efectivo. El desarrollo de habilidades frente a la exposición a la interacción humana es una poderosa herramienta de aprendizaje. La crianza exitosa y la disciplina efectiva son persuasivas e influyentes cuando se transmiten en un marco de sensibilidad compasiva. Esto se muestra de manera más convincente mediante el ejemplo viviente.

La sensibilidad compasiva es antiética de actitudes que son meramente egocéntricas, descaradas, temerarias, descaradas, autoritarias o que se perciben como audazmente "detestables". Es importante que los padres se preocupen de que estos modelos no cooperativos y desagradables no se exhiban ya que los niños pueden identificarse con ellos. . El medio del cuidador en su totalidad da adhesividad a todos los mensajes motivacionales. La investigación actual presta apoyo a esto.

La estructura biomental de cada individuo tiene lo que se llama un cerebro social. Las expresiones funcionales de este sustrato neuronal innato abarcan la percepción social, la cognición social y una plétora de habilidades de comunicación social. Estos incluyen las habilidades para diferenciar entre uno mismo y los demás, para percibir que los demás tienen emociones y pensamientos propios, y para inferir las intenciones y motivaciones de los demás como diferentes de las propias. La capacidad de captar la perspectiva de los demás con empatía denota esta habilidad humanizadora.

La familia: un ejemplo de micro cultura de los niños

El sistema familiar tiene una cultura. Una cultura es un conjunto explícito e implícito de valores, creencias, preferencias, objetivos y costumbres que guían el flujo del sistema familiar. Las culturas familiares, mediante su ejemplo de vida, se imprimen en bebés y niños cuando son testigos de la vida cotidiana de su familia. Esta influencia es particularmente poderosa en los años de preescolar y primaria hasta alrededor de los siete años. Durante este tiempo y extendiéndose hasta la edad adulta, los niños se encuentran en sistemas ecológicos complejos. Estas relaciones incluyen no solo la familia, sino también las redes de múltiples capas que abarcan a las personas y la logística que comprende la cultura extendida de una comunidad, sociedad, nación y un mundo más grande.

El grupo familiar es un sistema transaccional. En esta bidireccionalidad entre individuos y sistemas, cada miembro es sensible a las comunicaciones explícitas e implícitas de los demás. Cada individuo responde de maneras características e influye en el otro y la familia como un todo. Por lo tanto, no solo los padres son guías para sus hijos, sino que los niños también actúan como guías para sus padres. En este enérgico toma y daca, la trayectoria general de la familia se mueve de forma específica a la dinámica de esa familia única.

Referencias sociales como ejemplo viviente

Los niños aprenden del mundo de varias maneras. Uno de los primeros ejemplos de la necesidad y capacidad de los niños de orientarse hacia el mundo es el fenómeno observable de la referencia social. Este comportamiento se puede ver en bebés típicos a partir de los diez meses de edad. Cuando los bebés se encuentran en situaciones novedosas, ambiguas o potencialmente angustiosas, miran hacia atrás a los rostros de la madre o el padre para ver la expresión emocional de los padres. Se presume que pueden diferenciar las expresiones positivas de las negativas y luego responder a los eventos inciertos en consecuencia. Esta habilidad contribuye a aprender respuestas adecuadas a situaciones difíciles.

Los niños pequeños (de 12 a 24 meses), ansiosos por explorar de maneras más ampliadas, como la locomoción, utilizan las referencias sociales para comparar sus propias preferencias emocionales con las expresadas por adultos de confianza. Incluso pueden mostrar comportamientos que sugieren preferencias personales en lugar de aquellas a las que hace referencia el adulto. Tales manifestaciones insinúan una autonomía creciente y un sentido de sí mismo en desarrollo. La referencia social entre el niño y los cuidadores es un comportamiento interpersonal prominente a lo largo de los años de la infancia.

Tal aprendizaje observacional es el proceso de aprender nuevas respuestas al observar el comportamiento de otro. La modelación parental proporciona a los niños la capacidad de desarrollar una vista psicológica más aguda: "ojos para ver" y el lenguaje para articular las experiencias internas, formular preguntas y comenzar a aprender a resolver problemas. Esta actividad compleja requiere atención, retención de memoria, reproducibilidad motriz y estimula la motivación del niño para una mayor comprensión. Las similitudes percibidas entre el observador y el modelo hacen que este aprendizaje sea convincente para el niño.

El poder duradero del ejemplo se puede ver en los adultos de mediana edad que de repente ven que están "actuando como mis padres". Esta comprensión a menudo abrupta es sorprendente, al principio inquietante, pero reveladora. Poco a poco, uno se da cuenta de que la influencia temprana y el modelado previamente internalizados a partir de los comportamientos de los padres son reales y duraderos. De hecho, en edades de desarrollo cruciales, como la fase del niño pequeño, la exuberancia, la firmeza y la inclinación natural de la oposición de dos años para la oposición pueden actuar como un espejo que permite a los padres reflexionar sobre cualidades similares percibidas dentro de ellos mismos. Si estas realizaciones se vuelven obvias y, quizás, angustiosas, los "momentos de aprendizaje" pueden ofrecer a los padres una pausa para la autorreflexión, la autoexploración desde una base segura y una oportunidad para el cambio personal. Los padres pueden notar estas ideas que surgen durante las luchas que implican el control interpersonal.

Ejemplo de vida en la escuela primaria

Los años de escuela primaria (entre 6 y 12 años) son la era de la socialización y el sentido de productividad personal de un niño. La toma de perspectiva ahora puede actualizarse en mayor medida que cuando el niño estaba más preocupado por sí mismo de forma natural. El intercambio, el trabajo en equipo, la generosidad y la reciprocidad son valores importantes que se aprenden con el ejemplo.

Por ejemplo, los padres que dicen "Gracias" al recibir un obsequio o un acto de amabilidad muestran de manera concreta la confirmación del niño de una transacción de ayuda. Las respuestas de "De nada" transmiten una gratitud expandida. Además, las notas escritas o incluso escritas electrónicamente de "Gracias" refuerzan para que el niño reconozca la realidad concreta de la generosidad, los obsequios y la gratitud.

La gratitud y un sentido de generosidad mejoran el desarrollo de los rasgos de personalidad y los estilos de vida de amabilidad, cooperación y concientización, todos los cuales están correlacionados con la salud mental. La capacidad de sentir gratitud hace posible el complejo proceso de "perdón". Los sentimientos de ira, venganza y rencor se contrarrestan. Enseñar a los niños a escribir notas de "agradecimiento" es particularmente importante en los años de edad de la escuela primaria (aproximadamente de 6 a 12).

Modelar con el ejemplo también ayuda a los niños a identificarse, imitar, aprender e internalizar características de personalidad tales como la paciencia, la empatía, la autosuficiencia, la confianza y las actitudes interpersonales respetuosas. Los buenos modales, la civilidad y la competencia social son resultados conductuales positivos de este proceso. Cuando los padres inspiran a sus hijos de una manera sana, los niños sienten una sensación de admiración que contrarresta los sentimientos negativos y envidiosos. En lugar de percibirse a sí mismos como inferiores, los niños que son positivos y ven a los padres con actitudes positivas y entusiastas son estimulados a actuar de la misma manera.

Los padres también pueden modelar patrones básicos de interacción que muestran que las personas no tienen que ser "perfectas" para llevarse bien, amar y ser amadas. Por ejemplo, los padres que muestran una responsabilidad conjunta y comparten los deberes financieros y domésticos les ofrece a los niños una visión justa de los diferentes estilos de género y la cooperación de género. Las madres se dan cuenta de que a menudo necesitan preguntar de manera clara por lo que necesitan los padres. Los padres realmente responden más cooperativamente a tales solicitudes directas. Los niños en edad escolar, que hacen tareas domésticas con sus padres, por ejemplo, se llevan mejor con sus compañeros y se desempeñan más competentemente en actividades de equipo fuera del hogar.

El aprendizaje por observación se vuelve especialmente influyente en los años de la escuela primaria al observar e interactuar con sus compañeros. Cuanto antes se establezca esta base de cordialidad, cooperación y conciencia, más fácil será navegar por los desafíos y las dificultades que surgen en la adolescencia. Particularmente importante es el establecimiento temprano de un sentido de respeto y valor para la comunicación interpersonal en tiempo real. El respeto por la integridad de uno mismo y de otro refuerza la autocontención, el control de los impulsos y reduce las tendencias a "actuar" de forma insegura, todo lo cual viene con la adolescencia emergente.

Adolescentes y exposición a medios de pantalla

En los años de la adolescencia, el aprendizaje observacional no solo se alimenta de las interacciones y la presión de los compañeros, sino también de lo que se experimenta a través de los medios. Esto propone que el material visto en Internet y experimentado -algunas veces en 3-D-en salas de cine tiene un poderoso efecto en la estimulación de emociones, fantasías y deseos vicarios de poder y romance. Es vital que los padres controlen de cerca la participación de los niños en estas actividades influyentes ya que su impacto negativo puede llevar a conductas que son indeseables y que se refuerzan.

Primer verbo Parenting: qué hacer con esta herramienta

Primer Verbo Parenting significa que los padres son el primer verbo de un niño. El niño como sujeto se activa y motiva para lograr un objetivo que facilite el desarrollo, ya sea comer, abrazar, calmar, aprender a caminar, hablar, aprender a ir al baño, presenciar conductas seguras, adaptativas, éticamente equilibradas, frenar la agresión o simplemente experimentar tiempo tranquilo, pausa el uno con el otro.

El padre como "primer verbo" es cuidador como modelo de rendimiento. Este modelado infunde significado para el niño y la relación. La redirección correctiva y la disciplina, tratadas en un artículo anterior, agregan una estructura concreta al ejemplo viviente. Se aconseja al lector que reexamine ese material de cerca. La disciplina como guía del niño se discute cuidadosamente sobre su efecto hormético. El uso inteligente de dosis pre-planificadas de orientación correctiva es una intervención de "eu-stress". La disciplina como guía tiene efectos "adverbiales" que refuerzan el ejemplo. La disciplina no es una palabra "sucia"; es la alfabetización conductual.

La influencia perdurable del aprendizaje observacional se transmite a través de las generaciones. Lo que los niños testifican que hacen los padres se internaliza tan fuertemente que más tarde en la vida los niños, como adultos, recrean los escenarios observados en la infancia. Los niños a menudo repiten en la edad adulta a qué están expuestos en la infancia. Este fenómeno es el mecanismo mediante el cual la cultura se transmite de generación en generación. Si bien las formas de maltrato infantil y violencia doméstica son transgeneracionales, los padres también moldean formas más sutiles de carácter infantil, incluidos los valores, la moral y la ética.

Si bien el ejemplo viviente es mejor cuando es positivo y promueve la salud, el ejemplo puede ser negativo. Esto no es necesariamente una influencia destructiva ya que la formación de la personalidad es dinámica y fluida. Las emociones tienen grados de resiliencia y una capacidad de "enderezar". El temperamento innato de los niños y la libertad de elección pueden "deshacer" las influencias inadaptadas y recuperarse del trauma. La motivación personal y el entorno extendido con su riqueza de opciones saludables lo hacen posible.

En un artículo muy reciente, Disciplina, Nutrición o Ejemplo viviente: ¿Qué funciona mejor ?, una revisión exhaustiva describe las habilidades de crianza y las estrategias de la vida real para una crianza efectiva.

Ejemplo viviente: un "ejemplo" de 200 años

Por último, un ejemplo conmovedor de este principio se puede encontrar en el trabajo de los eruditos académicos alemanes, Jacob y Wilhelm Grimm (c.1800 AD). Sus estudios en filología (el desarrollo del lenguaje escrito: historia, estructura y significados) produjeron un voluminoso folclore. La historia, "El abuelo y su nieto", refleja sus descubrimientos de la transmisión de creencias. La historia describe a una familia de madre, padre, hijo de cuatro años y abuelo. Cuando el abuelo envejeció y se debilitó, le temblaron las manos y derramó gran parte de su comida sobre la mesa y sobre sí mismo. Para evitar tener que lidiar con este "inconveniente", los padres lo sacaron de su asiento en la mesa del comedor y lo asignaron a comer en un rincón oscuro de la cocina, usando solo los utensilios y un cuenco. Después de un tiempo, los padres notaron a su hijo pequeño en su juego de fantasía empujando algunos pedazos de madera juntos en el piso. Cuando lo interrogaron, él dijo que estaba haciendo una pequeña depresión para que madre y padre la utilizaran para sus comidas cuando envejecieran como el abuelo. Los padres lloraron y se dieron cuenta de que su ejemplo había creado las condiciones que se volverían a representar con ellos en el futuro. Esta realización alteró su visión del anciano abuelo. Después de una autorreflexión sobria, devolvieron al abuelo a la mesa del comedor para restaurar su dignidad y la integridad de su familia.

¡Realmente eres el primer verbo de tu hijo!

twitter: constantine123A

¿Me gusta?

Related of "Usted es el "primer verbo" de su hijo"