Valor propio radical

En una publicación anterior, describí el valor propio como más importante, deseable y motivador que la autoestima. Si la autoestima de todos fuera mayor, habría aún más conflictos y violencia en el mundo. Si el valor propio de cada uno fuera mayor, el mundo sería un lugar mucho mejor.

En general, cuanto más valoramos a otras personas, animales y cosas, se vuelve más fuerte el autoestima; cuanto más devaluamos, más bajos se vuelven los que se valoran a sí mismos, haciendo que las elaboradas defensas del ego parezcan necesarias. Estos típicamente toman la forma de resentimiento crónico, enojo, abuso de sustancias, comportamiento impulsivo o abuso de los demás, todos autodestructivos y signos de bajo autoestima, aunque bien pueden indicar una alta autoestima. Un enfoque radical del autovaloramiento hace que estas y otras defensas del yo desadaptativas sean innecesarias.

Bienestar físico

El primer aspecto del auto-valor radical es el compromiso de hacer que su salud física sea importante y digna de aprecio, tiempo, energía y sacrificio. Comience leyendo algo de la gran cantidad de información sobre el bienestar (prevención de enfermedades), la dieta y el ejercicio, y luego decida cuáles son óptimos para usted. Sigue tu régimen de salud vigorosamente, no solo para ti, sino para hacer del mundo un lugar mejor.

El bienestar emocional

El segundo aspecto del auto-valor radical es el compromiso de hacer que su bienestar emocional sea digno de apreciación, tiempo, energía y sacrificio. El bienestar emocional tiene muchas dimensiones. A continuación están los más importantes.

Valores más profundos: el contribuyente más potente para el bienestar emocional constante es la fidelidad a sus valores más profundos. Cuando somos fieles a nuestros valores más profundos, sean lo que sean, nos sentimos más genuinos. Cuando violamos nuestros valores más profundos, experimentamos culpa, vergüenza y ansiedad, no como castigos, sino como recordatorios para ser auténticos. Si su vida se siente genuina, con interés, propósito, convicción y compasión sostenidos, ha creado un conjunto de valores y se ha mantenido más o menos fiel a ellos.

Examinar el medio ambiente: continuamente examinamos nuestros entornos en busca de objetos de atracción y amenaza: comida, afiliación, sexo, tigres dientes de sable y serpientes en el pasto, como lo expresó un antropólogo evolucionista. Muchas personas, como lo describió el investigador John Gottman, continuamente examinan sus entornos en busca de cualquier cosa que pueda ser negativa. Han entrenado sus cerebros, de manera inadvertida, para buscar cosas que los hagan sentir decaídos, resentidos, ansiosos o enojados, lo que inevitablemente encuentran y casi siempre culpan a las personas que los rodean.

Afortunadamente, nuestros cerebros pueden hacer lo contrario: buscar algo que apreciar, disfrutar o interesar, aunque requiere práctica y compromiso con el bienestar emocional. Tenemos muy poco control sobre el entorno en el que vivimos, pero tenemos un control absoluto sobre en qué entorno elegimos enfocar nuestro enfoque. Hay innumerables cosas en el entorno que pueden estimular el interés, la curiosidad, el disfrute, el coraje, la compasión y la bondad.

Interpretaciones benignas: piense en las cosas que tienen la influencia más profunda en nuestras vidas y cuán poco control tenemos sobre ellas. No elegimos a nuestros padres; no nos sentamos con Dios y dijimos: "Llevaré a esos dos allí". No elegimos qué enfermedades sufrieron nuestras madres durante el embarazo ni si fumaron o tomaron aspirina. ¿Quién decidió cuánto dinero tendrían sus familias, qué enfermedades o accidentes de la primera infancia experimentarían, a qué escuelas irían o qué tipo de maestros y compañeros encontrarían allí? ¿Y quién eligió si a otros niños les gustaría o intimidarlos, respetarlos o humillarlos? Simplemente no tenemos control sobre las principales influencias en nuestras vidas. Sin embargo, tenemos control absoluto sobre lo que significa todo para nosotros en nuestras vidas. Si definimos el significado de nuestras vidas por las cosas malas que nos suceden, creamos estados crónicos de impotencia y resentimiento, con depresión intermitente. Si controlamos el significado de nuestras vidas aumentando sistemáticamente el valor de nuestra experiencia, creamos una vida de significado, propósito y poder personal. En el auto-valor radical, aceptamos la responsabilidad de dar a nuestra experiencia las interpretaciones más benignas que sean realísticamente posibles.

Dolor trascendente: la motivación natural del dolor es motivar un comportamiento que sana, corrige y mejora. Trascender es ir más allá de los límites, ser más grande para convertirnos en las personas más empoderadas y humanas que podamos ser. Esto, creo, es la función evolucionada del dolor. No sufrir ni identificarse con el sufrimiento, sino crecer más allá de él.

Actuando en lo que es más importante: gran parte del sufrimiento en el mundo ocurre cuando las personas violan lo que es más importante para ellos al actuar sobre lo que es menos importante.

Si piensas en los grandes errores que has cometido en la vida, casi todos implican violar un valor más profundo actuando sobre algo que no era tan importante para ti. De hecho, constantemente violamos valores más importantes al actuar sobre sentimientos e impulsos menos importantes. Somos susceptibles a este error recurrente por dos razones.

Los valores más profundos no se ejecutan en piloto automático como hábitos e impulsos. Procesados ​​en el cerebro en milisegundos, los hábitos y los impulsos evitan en gran parte la corteza prefrontal (donde tomamos decisiones basadas en valores). Si actuamos consistentemente en los sentimientos superficiales, que en gran medida son hábitos, violaremos constantemente los valores más profundos.

No te concentres tanto en cómo te sientes; en su lugar, concéntrese en si desea valorar o devaluar. La mayoría de las veces no queremos devaluar, solo queremos un cambio de comportamiento. Por supuesto, la devaluación casi nunca tiene el cambio positivo de comportamiento que queremos.

Valor cuando se devalúa: cuando nos sentimos devaluados, debemos hacer algo que nos haga sentir más valiosos, no más poderosos. La manera más fácil de sentirse valioso es ser compasivo, amable o cariñoso. Esta es una habilidad simple pero transformadora, que cualquier persona puede adquirir con la práctica. Cuando te sientas impotente, haz algo que te haga sentir más valioso (por ejemplo, compasivo, amable o cariñoso). En 20 minutos (más corto, si no se secretó mucho cortisol con la emoción negativa), su autoestima será mayor que antes de que ocurriera la sensación de impotencia.

CompassionPower

Related of "Valor propio radical"