Viviendo con un corazón abierto

Deviant Art image by MarianaPo
Fuente: imagen de Deviant Art por MarianaPo

Al crecer, escuchaste críticas como: "Eres demasiado sensible; no seas tan sensible? "¿Te has sentido asaltado por tales palabras últimamente?

Nuestra naturaleza humana es ser sensibles a la vida y a cómo interactuamos con los demás. Como sugiere la teoría del apego, estamos conectados para querer conexiones seguras y afectuosas.

Cuando alguien que es importante para nosotros es crítico o despectivo, nos vemos afectados. Nuestro sistema nervioso sensible experimenta la respuesta de lucha, huida, congelamiento cuando existe una amenaza real o imaginaria a nuestro bienestar y seguridad.

Que nos digan que somos demasiado sensibles es un juicio hiriente y vergonzoso. En lugar de mostrar empatía o aprecio por estar sensiblemente sintonizados con la vida, somos atacados por ser defectuosos. Si compramos este asalto a nuestra sensibilidad, sufrimos.

Necesidad de límites

No tenemos control sobre las proclamas vergonzosas de las personas, pero tenemos mucha influencia sobre cómo respondemos a las percepciones de los demás sobre nosotros. Si podemos afirmar que está bien ser una persona sensible, entonces podemos reconocer que su opinión sobre nosotros dice más sobre ellos que nosotros.

Si alguien afirma que usted es demasiado sensible, puede recordar que:

No hay nada de malo en ser sensible.
Hay cosas positivas acerca de ser sensible. Significa que estás vivo en lugar de estar dormido.
Quizás la persona que te critica es más sensible de lo que creen. Tal vez son reacios a reconocer su propia vulnerabilidad.

Necesitamos límites firmes con aquellos que podrían juzgarnos o avergonzarnos. Cultivar un límite interno nos permite conocernos y afirmarnos, independientemente de cómo seamos tratados.

Como se expresa en The Authentic Heart:

"Hasta que aprendas a distinguir tu propia realidad de la de los demás, seguirás enredado en tus relaciones, tal vez sin darte cuenta de que te has desvanecido en el olvido … Tu sentido del yo se ve ensombrecido por cómo otros tratan o ven tú … Los límites te mantienen desenredado de una manera que apoya el crecimiento saludable del amor y la intimidad ".

Sensible frente a reactivo

Hay una diferencia importante entre ser sensible y ser reactivo. Estar sensiblemente sintonizado con la vida es una cualidad positiva. Vivimos con un corazón abierto y accesible. Nos afecta el medio ambiente del que formamos parte. Esto es diferente a la reacción instintiva de ser activado.

Por ejemplo, si nuestro compañero parece estar mirando a otro hombre o mujer, podemos estar convencidos de que han sucumbido a un trance de atracción. Tal vez estamos en lo cierto, pero también es posible que estemos en modo reactivo en función de nuestra historia pasada. Si hemos tenido un compañero que se desvió o un padre que tuvo una aventura amorosa, podríamos ver el mundo a través de un temeroso objetivo de ser traicionados.

En realidad, la atención de nuestro compañero puede haber simplemente vagado temporalmente: un hecho casual de una persona atractiva o interesante en lugar de cualquier cosa por la que tengamos que sentirnos amenazados. Al observar la vaguedad de atención de nuestro compañero, podemos ser sensibles a un posible rechazo. Estamos experimentando una sensibilidad reactiva basada en una historia dolorosa.

No hay nada de malo en ser sensible de forma reactiva. Pero podría ser necesario para nosotros ser conscientes de este lugar interior tierno y darle un poco de atención. Tal vez podamos poner nuestro brazo alrededor de nuestro dolor o miedo, o estar con él de la misma manera que seríamos amables con un niño o mascota lastimado.

Asistir con cuidado a los lugares reactivos es una forma de calmarnos cuando nos desencadenamos. Los métodos como Focusing y Somatic Experiencing pueden ayudarnos a sanar sentimientos heridos y traumas antiguos.

A medida que desarrollamos una amplia atención en torno a nuestras reacciones automáticas, tendemos a reaccionar menos. Reconocemos nuestros factores desencadenantes y captamos nuestras reacciones en un momento anterior y nos damos cuenta más claramente de dónde vienen. Una parte importante del crecimiento personal es reconocer cuándo las heridas viejas se reactivan y relacionarse hábilmente con ellas para que puedan sanar gradualmente. Trabajar con un terapeuta experto a menudo puede ayudar en este proceso.

A medida que las viejas heridas sanan, somos más capaces de vivir y amar con un corazón abierto. Nos volvemos más sensibles en sintonía con las personas y la vida. Las palabras hirientes aún pueden picar, pero tenemos recursos internos para enfrentar los insultos del mundo.

Estamos facultados para honrar nuestra sensibilidad, ya que nos valoramos a nosotros mismos tal como somos, lo que incluye el reconocimiento de viejas heridas que podrían desencadenarse. Cuanto más nos valamos incondicionalmente, menos permitimos que otros socaven la naturaleza amable de quiénes somos y la integridad de nuestro ser tierno.

Por favor, considere darle me gusta a mi página de Facebook y haga clic en "recibir notificaciones" (en "Me gusta") para recibir futuras publicaciones. Si te gusta este artículo, puedes disfrutar de mi último libro, Dancing with Fire.

John Amodeo, Ph.D., MFT, es autor del galardonado libro, Dancing with Fire: Una forma consciente de amar las relaciones. Sus otros libros incluyen The Authentic Heart y Love & Betrayal. Ha sido terapeuta matrimonial y familiar licenciado durante 35 años en el área de la Bahía de San Francisco y ha realizado talleres internacionales sobre relaciones y terapia de pareja. www.johnamodeo.com

© John Amodeo

Related of "Viviendo con un corazón abierto"