Wage Gap continúa ensanchándose

A nivel cultural, una de las mayores predicciones de violencia en una sociedad es cuando existe una gran brecha entre ricos y pobres. Desde la perspectiva de la teoría de la comparación social, los psicólogos sociales saben que estamos socializados (y quizás incluso conectados biológicamente) para compararnos con los que nos rodean. Además, desde una perspectiva de justicia social, cuando las personas trabajan duro y todavía luchan todos los días por sobrevivir, es virtualmente imposible no desarrollar una sensación de injusticia (¿está el sistema manipulado en mi contra?) Y resentimiento y / o falta de fe. en instituciones más grandes dentro de la cultura. Tal vez, entonces, no sorprende que:

La confianza pública del gobierno está cerca de su punto más bajo, según el Centro de Investigación Pew, que encuentra una tormenta perfecta de factores, que incluyen una profunda recesión, un alto desempleo y un Congreso polarizado, están llevando la desconfianza cerca de un máximo histórico de 80 por ciento. (Thompson, 2010, párrafo 1)

Desafortunadamente, la disminución de la fe que los estadounidenses están reportando en nuestro gobierno se ha mantenido relativamente comparable a las cifras reportadas por Thompson (2010) hace varios años.

Las persistentes inequidades que están plagando a los trabajadores regulares en la actualidad continúan resonando y representan serias señales de alarma con respecto a la viabilidad y autenticidad del "sueño americano". La verdadera base de lo que este país aspira representar se pone seriamente en tela de juicio cuando la política y las realidades de hoy son reconocidas. Sea testigo, por ejemplo, de que "el bono de bonificación de Wall Street para el año pasado es aproximadamente el doble de las ganancias totales de todos los estadounidenses que trabajan a tiempo completo con el salario mínimo federal", eso sigue siendo un miserable $ 7.25 (Wolfers, 2015, para 1). No ayuda que las predicciones para propuestas de planes de impuestos provenientes de políticos como Rubio y Lee a menudo estén inexactamente representadas por think tanks conservadores que exageran ampliamente y tergiversan descaradamente los probables efectos que tales planes realmente tendrían en la economía (por ejemplo, Barro, 2015). )

Se ha desarrollado una disminución constante de la equidad a medida que el país se aleja de las reglamentaciones. La privatización se ha disparado, y las corporaciones y los intereses corporativos se han apoderado no solo de la economía sino también de los partidos políticos y el financiamiento de políticos específicos, además de la mayoría de los medios que nos dan acceso a la información que estamos consumiendo hoy.

Mientras que en la década de 1980, por ejemplo, los CEOs en promedio ganaban 42 veces más de lo que ganaban los empleados regulares, hoy la cifra es más de 300 veces mayor (Liberto, 2013). Un sistema capitalista no regulado que estrangula las contribuciones del empleado regular a favor de los pocos en la cima es lo que ha contribuido al achicamiento, si no a todo el aplanamiento, de nuestra clase media, además de crecientes brechas no solo en los salarios entre los grupos, sino también en muchos otros recursos importantes, como el acceso a una educación de calidad, atención de salud, capacidad para pagar educación superior, etc.

El mantra largamente quejado de que los pobres o la clase media solo necesitan "trabajar más arduamente" o esforzarse más no se sostiene en el escrutinio de un sistema político y económico amañado por unos pocos privilegiados. Además, la base misma de este país está en grave peligro cuando el "sueño americano" parece ilusorio, como una reliquia obsoleta de una época pasada.

Barro, J. (2015, 17 de marzo). Bajo este plan, los recortes de impuestos aún no pagan por sí mismos. The New York Times: el Upshot (A3). [Edición impresa]

Liberto, J. (2013, 15 de abril). Los CEO ganan 354 veces más que el trabajador promedio. CNN: dinero. Recuperado el 17 de marzo de 2015 de: http://money.cnn.com/2013/04/15/news/economy/ceo-pay-worker/

Thompson, D. (2010, 19 de abril). El 80 por ciento de los estadounidenses no confía en el gobierno. Este es el por qué. El Atlántico. Recuperado el 17 de marzo de 2015 de: http://www.theatlantic.com/business/archive/2010/04/80-percent-of-americans-dont-trust-the-government-heres-why/39148/

Wolfers, J. (2015, 17 de marzo). Desigualdad de ingresos, en una comparación sorprendente. The New York Times, A3. [Edición impresa]

Copyright 2015 Azadeh Aalai

Related of "Wage Gap continúa ensanchándose"